¡Increíble! Gobierno boricua no sabe cuántos sordos viven en la Isla

Las autoridades puertorriqueñas desconocen cuántas personas sordas viven en la isla, con cifras que oscilan entre los 80.000 y los 185.000, algo que impide desarrollar políticas de atención adecuadas para atender las necesidades de este colectivo.


Así lo denunció hoy la senadora local Mari Tere González en el Senado de Puerto Rico, donde hoy se estudian los resultados de una auditoría encargada sobre el Lenguaje de Señas Puertorriqueño (LSP) que se utiliza en la isla y la preparación de los intérpretes con cuenta este colectivo.


"No hay un número claro de la cantidad de personas sordas en la isla", denunció la senadora, como tampoco "los análisis e investigaciones necesarias" para llevar a cabo ese recuento, "lo que repercute negativamente en los servicios que el Estado debe proveer a esta población".


De igual manera, "las instituciones de educación superior no pueden trazar estrategias para educar a los estudiantes de Pedagogía en los servicios que requieren los niños sordos", explicó la legisladora, que también criticó el escaso número de intérpretes cualificados que viven en Puerto Rico.

11741117-8f5807becf619f8b6a68cffb7cc7c412.jpg
EFE/Oscar Navarrrete


Según dijo, citando un artículo de prensa publicado en 2012, "hay algunos que informalmente atienden a la población en iglesias de distintas denominaciones, por ejemplo, pero son personas que no pueden representar formalmente a los sordos en situaciones de índole legal".


Además, aunque oficialmente se utiliza el Lenguaje de Señas de EE.UU. (American Sign Language), "aquí en Puerto Rico se ha adaptado la misma a nuestra realidad cultural", dijo la senadora, lo que ha derivado en una jerga que en ocasiones incluso impide que los sordos puertorriqueños se hagan entender en EE.UU.


Puerto Rico tampoco tiene un proceso formal reconocido para certificar a los intérpretes del lenguaje de señas, al tiempo que -siempre según sus datos- la ley que establece que las agencias del Gobierno tendrán un intérprete para asistir a los ciudadanos con problemas auditivos no se está cumpliendo.


Entre las conclusiones de la auditoría realizada también se pone de manifiesto que hay una cantidad indeterminada de sordos que son analfabetos y que son incapaces de usar el lenguaje de señas más estandarizado, por lo que informalmente se han creado sistemas en los hogares o comunidades.