Importante traslado de cotorras al bosque de Maricao

La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez; la directora de la Región Sureste del Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS, por sus siglas en inglés), Cynthia Dohner; y el dasónomo de la Región Sureste del Servicio Forestal federal (USFS), Tony Tooke, informaron el jueves, el traslado de 25 cotorras puertorriqueñas al Bosque estatal de Maricao, un paso fundamental para establecer la tercera población de esa especie en peligro de extinción.

“La transferencia de estas cotorras al Bosque estatal de Maricao es un esfuerzo de varios años encaminado por personal de las tres agencias y otros colaboradores, que hoy implica un paso histórico en el Programa de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña, reconocido como uno de los más exitosos a nivel mundial para una especie en peligro de extinción”, expresó Guerrero Pérez en un comunicado de prensa.

Las cotorras fueron trasladadas a una nueva jaula de vuelo donde los científicos del grupo de trabajo interagencial las entrenarán por espacio de un año para que puedan ser liberadas en el bosque y así establecer la tercera población de la cotorra en estado silvestre, un elemento esencial para la recuperación de la especie.

Los 25 individuos fueron criados exitosamente en el aviario del DRNA: Dr. José Luis Vivaldi, en el Bosque estatal de Río Abajo, en Utuado; y en el Iguaca (nombre taíno), del USFWS en el Bosque Nacional El Yunque, en el este de la isla.

fotoscotorras21-9170d1bbce4b985a0f808dac29781e62.jpg

La planificadora señaló que “tener a la iguaca en Maricao, permite que se cumpla un importante criterio del plan de recuperación que es que existan tres poblaciones interconectadas en la isla. El Bosque estatal de Maricao fue seleccionado en consenso hace varios años como el lugar ideal para esta fase principalmente por sus características ambientales y su clima”.

Por su parte, la directora de la Región Sureste del USFWS, Cynthia K. Dohner, declaró que “la transferencia de estas cotorras a Maricao para establecer una tercera población de cotorras puertorriqueñas marca otra etapa importante hacia nuestra meta interagencial de lograr la recuperación de las cotorras en su estado silvestre”.

“De un total de 13 aves a principios de la década de 1970, ahora tenemos más de 500 entre nuestros aviarios y en estado silvestre”, puntualizó Dohner.

La funcionaria federal mencionó que “el trabajo mano a mano con agencias como el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales y el Servicio Forestal de los Estados Unidos, es uno de los mejores ejemplos de éxito bajo el Ley de Especies en Peligro de Extinción y un gran ejemplo del trabajo en equipo en proyectos de largo plazo. Este programa es usado a nivel nacional e internacional como modelo para demostrar que sí podemos recuperar especies que han estado al borde de la extinción. El próximo año, esperamos que las comunidades adyacentes a este hermoso bosque puedan participar de la liberación de estas cotorras”.