Humildes artesanos del voceteo exigen respeto y comprensión

Alzan el grito de protesta los voceteristas

Luego de que la opinión pública y las supuestas autoridades de Puerto Rico – desde los alcaldes de Arecibo y Camuy hasta el Peco González de la Palma, Pichy Torres Zamora – pisoteasen su subcultura y su estilo de vida, tal y como los federales han hecho con les pobres galleres, era lógico que la comunidad del voceteo hiciera una cosa: subir el volumen.

Y no precisamente se le sube el volumen a la música satánica, como decía el campeón de comer cajitas de pollo de Fried Chicken Express, René Pérez, aunque para muchos ese sonido a lo lejos del voceteo ya representa que viene el mismo diablo. René no ha dicho un divino, pero ¡no temáis, voceteristas!, ya dijo yo un Mandela bocinero. Sí, un prócer de capa y espada ya aceptó ser el Simón Bolívar de la cuasi religiosa tradición de poner música bien mala a sonar bien duro y acudió a Facebook para echarle fuego a la ya afamada revolución del voceteo.

voceteo

"Solo queremos nuestro espacio. Que no molestemos a nadie y nadie nos moleste a nosotros no somos delincuentes es solo música Que es alta por eso pedimos nuestro espacio somos muchos . esto es un movimiento grande que ustedes no consideran deporte. Que viva el Movimiento Del Voceteo Los Agitadores Del Voceteo", expresó RY, en un post que ya tiene a nuestro pana Mario Alegre Femenías evocando aquel discurso que dio William Wallace en Braveheart, en los pulmones del gran Mel 'Ambe' Gibson.

Fuentes de muy, muy, muuucho muy escaso crédito, alertaron a esta redacción que ya entre la inteligencia que tienen para su lucha revolucionaria, el ejército popular de los Agitadores del Voceteo cuenta con videos de políticos celebrando en sus campañas eleccionarias con voceteo blasteao' a full.

Veamos al llamado a la conciencia de este noble siervo del voceteo nacional:

Solo queremos nuestro espacio . que no molestemos a nadie y nadie nos moleste a nosotros no somos delicuentes es solo…

Publicado por RY Pérez en Miércoles, 3 de febrero de 2021