Hugo Savinovich vuelve en septiembre "como en los tiempos de antes"

Hugo Savinovich recuerda bien los momentos de gloria de la lucha libre, en la década de los ochenta “cuando se llenaban estadios, como el Hiram Bithorn y el Juan Ramón Loubriel, cuando eran miles y miles los que venían a ver a nuestras superestrellas de la lucha libre”.

De hecho, al dialogar esta semana con Metro y El Calce, indicó que hace unos meses tuvo la oportunidad de revivir esos sentimientos, cuando participó como parte del concierto del 20 aniversario de la banda de reggae Cultura Profética, ante decenas de miles de personas congregadas en el Estadio Hiram Bithorn de Hato Rey.

“Cuando tuve la oportunidad de decir aquel ¡Aaaataaaaaangana! ante miles de personas me sentí de nuevo en la época de gloria de los ’80!”, exclamó durante la entrevista telefónica el hijo de Doña Mélida.

Y esos momentos son precisamente los que quiere revivir Hugo en Puerto Rico cuando el 23 de septiembre traiga su espectáculo &#39MysterioMania: Tributo al Mesías Ricky Banderas’, en la cancha Pepín Cestero de Bayamón.

mysteriomania-dca67a52a283e11b48f9c365a9481fa6.jpg

“Yo creo que el síntoma de víctima abunda demasiado en la lucha libre. En el cristianismo todos le echan la culpa al Diablo, y quizás en vez de eso hay que pensar en la superación que nos da el Señor Jesucristo y que en su nombre se pueden hacer muchas cosas en el campo espiritual”, manifestó Savinovich, predicador del Evangelio cristiano desde hace ya unos años, cuando vio la luz religiosa y abandonó los peligros mundanos y la vida del pecado.

“Entonces, en la lucha libre todo es culpa de Vince McMahon y nadie quiere tomar responsabilidad. La mayoría de las empresas no saben lo que están haciendo y están pariendo al mundo luchadores que quizás no tengan la mente ni el conocimiento y se frustran. Hasta ahora no ha habido una figura paterna que les diga esto está bien y esto esta mal. La calidad se ha visto afectada y caen en la mediocridad”, agregó.

Según explicó esta legendaria figura luchística “ninguna empresa ha producido estrellas como El Santo o Blue Demon en México; allá por ejemplo la última gran estrella fue Místico. En Japón entonces tienes el caso que el que venía subiendo como una gran estrella fue Nakamura, pero se lo llevó Vince a WWE, donde pasa por una nueva etapa, pero no hay una figura que pueda hacer lo que hizo Muta, o Baba, o Inoki, o Tiger Mask. En el mismo Estados Unidos, el último gran nombre fue John Cena, pero no tienes nadie que pueda hacer lo que ha hecho Stone Cold, por ejemplo”.

En Puerto Rico, interpuso, “no hay un nuevo Carlos Colon”. El primer error, señaló, “es que nunca se ha podido vender bien a Carlito Caribbean Cool y yo no he tenido la oportunidad para hacerlo”.

Por eso, dijo, la función del 23 de septiembre en la Pepín será “un verdadero homenaje a la figura de Ricky Banderas, un puertorriqueño que hay que mostrarle a su país la verdadera estrella que es”.

“Será un magno cartel en el que podrán ver de nuevo a Savio Vega como el hombre dinamita junto a El Profe, a Rey Misterio y, por una noche solamente, a Hugo Savinovich en el personaje de El Muñecazo, que era un rudazo de la época de los ochenta. Volvemos por una noche como en los tiempos de antes”, apuntó el autor de la frase “¡chuchi, chuchi, llama a los bomberos!”.

El personaje de El Muñecazo regresa a Puerto Rico:

Savinovich señaló que habrá una lucha de mujeres entre Taya Valkerie y la puertorriqueña Ivelisse, y que también participarán otros luchadores como Johnny Mundo, Son Of Samoa, Chicano, Apolo, Mr. 450 y Cage, entre otros.

Finalmente, aprovechó para invitar al público a su Altar de Oración, junto al pastor y cantante René González, en el Coliseo de Moca, hoy sábado.

11947601102048550436045163676366368979518044n-951c31d08db3349c8f110c260544b72e.jpg
Savinovich, en su actual etapa de predicador. (Facebook)

“Tú le dices a un boricua que Hugo es ecuatoriano y te dice que es embuste, que él es boricua. Yo me considero que soy parte de esta isla. Mis dos hijos son puertorriqueños, esta isla tiene mucha importancia para mí. Sé que estamos pasando tiempos difíciles, con la economía, con la Junta (de Control Fiscal), pero esta isla no será derrotada. Los mejores días de Puerto Rico están por venir”, finalizó el insigne narrador de la lucha libre latinoamericana.