Hong Kong pondrá más censura a películas que se presenten en el cine

Tendrán que ver si las películas ponen en peligro la seguridad nacional

HONG KONG-CENSURA

Las autoridades de Hong Kong dijeron el martes que planean enmendar una ley de censura cinematográfica para prohibir la proyección de películas consideradas contrarias a la seguridad nacional.

Los cambios propuestos a la Ordenanza de Censura Cinematográfica de Hong Kong intensificarían la censura de las películas en la ciudad semiautónoma, expandiendo la represión contra la disidencia política que ha llevado al cierre de varias organizaciones prodemocracia y al arresto de docenas de activistas.

Las enmiendas requerirían un censor para determinar si una película contiene elementos que ponen en peligro la seguridad nacional. También se podría revocar la aprobación de películas más antiguas que antes podían proyectarse por motivos de seguridad nacional.

“Necesitamos esta disposición para atender las circunstancias en las que una película que fue creada o aprobada antes, pero dada la nueva ley promulgada y las nuevas pautas emitidas, puede existir la posibilidad de que tengamos que reconsiderar tales casos”, dijo Edward Yau, secretario de comercio y desarrollo económico, en una conferencia de prensa el martes.

Los cambios se aplicarían tanto a películas realizadas en Hong Kong como a producciones de otros lugares. La industria cinematográfica de Hong Kong es ampliamente conocida por directores como Wong Kar-wai, Tsui Hark, John Woo y Stanley Kwan y actores como Jackie Chan, Chow Yun-fat, Jet Li, Tony Leung Chiu-Wai y Maggie Cheung.

Aquellos que violen la ordenanza y proyecten películas prohibidas podrían enfrentar hasta tres años de cárcel y una multa de un millón de dólares de Hong Kong (128.400 dólares estadounidenses).

Los cambios a la ley, si se aprueban, acercan a la ciudad a los niveles de censura en la China continental, donde las autoridades tienen el poder de bloquear películas, programas de televisión y contenido que consideren políticamente sensible o contrario a los valores del Partido Comunista Chino.

Gran Bretaña entregó Hong Kong a China continental en 1997 bajo un marco de “un país, dos sistemas” que le permitió libertades inexistentes en la China continental durante 50 años, incluidas la libertad de expresión y la libertad de prensa.

Pero los críticos dicen que Hong Kong está perdiendo rápidamente esas libertades después de la imposición de Beijing de una estricta ley de seguridad nacional en la ciudad en junio del año pasado, tras meses de luchas políticas y protestas contra el gobierno en 2019.

La ley, que prohíbe la secesión, la subversión, el terrorismo y la colusión extranjera para intervenir en los asuntos de la ciudad, se ha utilizado para arrestar a más de 100 figuras a favor de la democracia.

Varios grupos prodemocracia, como el organizador de manifestaciones Frente Civil de Derechos Humanos y el Sindicato de Profesores Profesionales, se han disuelto en medio de acusaciones de que violaron la legislación de seguridad.