Hombres contratados pa' fantasía sexual con machetes entran a casa errónea

Ah, también hay una escoba envuelta en el asunto.

En una fantasía sexual que salió mal, dos hombres con machetes entraron a la casa que no era en New South Wales, Australia, antes de darse cuenta del error.

Ya uno fue hallado inocente de entrar armado a un hogar en 2019, informó la prensa australiana. Estos respetables obreros sexuales habían sido contratados para convertir en realidad la fantasía de un hombre en calzoncillos, amarrado y frotado con una escoba.

El juez concluyó que "los hechos del caso no son usuales". Este role-playing sexual fue acordado en Facebook por un hombre cerca de Griffith, New South Wales, quien proveyó su dirección para la pareja contratada.

"Estaba dispuesto a pagar $5,000 (dólares australianos) si quedaba 'bien bueno"", dijo el juez.

Sin embargo, el cliente se mudó a otra dirección, a 30 millas de distancia, sin avisarle a los dos hombres. Ellos entraron a otro hogar, el de la dirección original.

Y pa' qué fue eso.

Cuando el residente del hogar vio una luz en su cocina a eso de las 6:15 de la mañana, asumió que había llegado un amigo suyo a hacer café, como solía ser la costumbre. Pero cuando la pareja llamó el nombre del cliente, el residente prendió la luz y se quitó una máscara de apnea del sueño que tenía puesta. Fue ahí cuando vio a los hombres con los machetes, que los habían traído como props para el gozo sexual.

"Sorry, Mate…"

Cuando se dieron cuenta del error, uno de los hombres le dijo: "Sorry, mate" y le estrechó la mano, de acuerdo a reportes locales.

Los hombres luego llegaron a la dirección correcta, donde el cliente notó que había "un cuchillo grande" en la trusa de uno de ellos y les pidió que dejaran las armas en el carro.

El cliente había cocinado bacon, huevos y fideos para sus invitados y, luego de un tiempo, la policía arribó a la propiedad, encontró los machetes y arrestaron a la pareja.

El juez determinó que la evidencia encontrada no sugería que las acciones de los hombres eran intencionales. Nos referimos a las de llegar al sitio que no era y asustar al señor con amnea del sueño, porque intención de gozo sexual en libertad sobraba.

 

"Llevaban los machetes como prop o para algo que usarían en aquella fantasía", dijo. "La fantasía era sin libreto y existe discreción de la manera en que sería llevada a cabo".

Según la BBC, un abogado de Terrence Leroy, uno de los acusados, dijo: "Había un acuerdo comercial para amarrar y acariciar un hombre semi desnudo en sus calzoncillos con una escoba. La entrada no fue con la intención de intimidar".