¡Histórico! Jinetes boricuas copan la Serie Hípica del Caribe

Los caballos que representaron a Puerto Rico en la quincuagésima edición de la Serie Hípica del Caribe no las tuvieron todas consigo ayer durante la celebración del evento que reúne a los mejores purasangres de la región, pues ningún ejemplar de Borinquen logró cruzar la meta al frente en el óvalo del hipódromo Gulfstream Park en Miami. Sin embargo, los jinetes boricuas John Velázquez e Irad Ortiz Jr se las arreglaron para repartirse los cinco eventos clásicos sobre lomos extranjeros y, de paso, hacer historia.

 

Velázquez dominó la Copa Confraternidad representando a Panamá con el ejemplar El Tigre Mono, ganador de la pasada edición del Clásico del Caribe y quien ayer se convirtió en el segundo ejemplar en la historia que logra ganar de manera seguida el derby para tresañeros y luego –al año siguiente– el derby para caballos mayores. El único que había logrado tal hazaña había sido el caballo puertorriqueño Verset’s Jet, cuando ganó el Clásico del Caribe en 1993 y la Copa Confraternidad en 1994. Asimismo, Velázquez –dos veces ganador del premio Eclipse (2004 y 2005)– ganó la Copa Velocidad sobre el lomo del potro venezolano Master Supreme.

 

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Por su parte, el juvenil de 25 años, Irad Ortiz Jr, se apuntó tres triunfos en la tanda hípica que por primera vez en cinco décadas se celebró en un circuito neutral, fuera de los países que conforman la alianza regional. Ortiz dominó la Copa Dama del Caribe sobre la mexicana Jaguaryu, la Copa Invitacional de Importados sobre el panameño Coltimus Prime y el Clásico del Caribe arriba de la campeona mexicana Jala Jala, que se unió a Verset' Dancer (1983), Galilea (1984), Angelical (1996), Alexia (2001), Bambera (2009) y Ninfa del Cielo (2014) para extender a siete los nombres de potrancas que han conquistado el Clásico del Caribe.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Sobre el hecho de haber recibido la oportunidad de montar ejemplares de otros países Ortiz señaló en conferencia de prensa que fue una experiencia especial. El año pasado, el boricua recibió la dicha de conducir al triunfo al campeón nacional Arquitecto y al panameño Salustio, sus primeras dos victorias en la tradicional justa hípica.

 

“Para mí estas carreras son como el Breeder’s Cup, todo el mundo las ve. Nosotros crecemos viendo esta clase de careras. Y poder participar y salir victorioso es un goal en mi carrera. Yo siempre he querido estar en estas carreras y ganarlas me satisface mucho”, confesó el finalista para llevarse el premio Eclipse como mejor jockey del 2017 en los Estados Unidos.

 

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

“Tres victorias es algo grande para mí. Quiero darle las gracias al entrenador y a los dueños por representar a México como represento a todos. También pude representar a Panamá. Yo monto todos mis ejemplares con el mismo amor, con el mismo deseo, como si fueran de Puerto Rico, que los quiero y los amo. Estoy bien contento de poder montar para todos ellos, sinceramente. Que confíen en mí deja mucho qué decir”, añadió el más destacado de la tarde.

 

Hasta ayer Irad Ortiz acumulaba 299 victorias en 1,422 salidas, como líder en la nación. Mientras, John Velázquez sumaba 192 triunfos en 894 montas. Finalmente, Velázquez y el mayor de los Ortiz han acumulado sobre $42 millones en premios durante el 2017. Ambos, junto a José Luis Ortiz, están en carrera para ganar los honores que reconocen al mejor jinete del año.

 

 

dqouycawaaemoec-516559edf7b6946bd99e744d5d53ffae.jpg

Irad Ortiz Jr. lidera las estadísticas en el departamento de victorias en todo Estados Unidos. (Gulfstream Park)

Por los caballos del patio, Arquitecto fue el de mejor desempeño. El ganador de la pasada edición de la Copa Confraternidad arribó segundo y perdió la carrera a cabeza de El Tigre Mono. Mientras, el triplecoronado Justiciero no figuró en el Clásico del Caribe y junto al caballo Platino, extendió la sequía de Puerto Rico en dicho evento a diez años. Igualmente, el resto de la delegación Borincana no fue factor en ninguna de las competiciones.