Hilton Cordero sale de la cárcel y envía mensaje a "los que no me quieren"

El excomisionado de la policía de Bayamón, Hilton Cordero quedó libre bajo libertad supervisada

Excomisionado de la policía de San Juan, Hilton Cordero. - Captura / Facebook

A su salida de la cárcel de Bayamón, el excomisionado de la policía de San Juan, Hilton Cordero manifestó que pronto hará expresiones de sus planes futuros y lo vivido tras las rejas.

Cordero fue sentenciado a 10 años en prisión por el juez Gustavo Gelpí tras ser acusado por un Gran Jurado federal a 22 cargos relacionados a producción y posesión de pornografía infantil.

"Ahora la vida te da una segunda oportunidad", le planteó Leo Fernández, del programa Dando Candela.

"Y pienso aprovecharla al máximo", respondió Cordero mientras esperaba en el vestíbulo 501 del complejo correccional de Bayamón.

Cordero, quien es exesposo de la meteoróloga Deborah Martorell, tenía en su poder imágenes de índole sexualmente explícitas de una vecina menor de edad en la computadora de su hogar.

"Le agradezco el cariño, el amor y el apoyo que me han hasta el día de hoy a través de todo este este calvario. Cometí un error y pagué bien caro", y agregó que "todo ha sido bien difícil".

Al salir de prisión, Cordero quedó inscrito en el registro de Ofensores Sexuales y le resta por cumplir 12 años de libertad supervisada.

El ex piloto del entonces Noticoptero manifestó que estará hablando pronto, pero por el momento prefirió no quiere hacer expresiones "que puedan poner en tela de juicio su libertad bajo fianza".

"No quiero hacer ninguna manifestación que vaya a poner en en riesgo o entredicho o en riesgo mi libertad. A todos lo que me quieren, les devuelvo el cariño y a los que no me quieren, pues ya yo pagué y cumplí por lo que hice", concluyó.

Sigue a Activo Puerto Rico en Facebook pulsando aquí.

Te recomendamos en vídeo:

TAMBIÉN LEE:

Abre finca de girasoles en Carolina

La finca Girasoleo se ha convertido en una parada obligada en Carolina

Entre el colágeno y mis nietos

Lea la columna de NoreLiz LaTorre