Henry Neumann, ante brote de Covid-19 en el PNP: "Todos bajamos la guardia"

El Calce platicó largo y tendido con el senador del PNP, quien espera aún para hacerse la prueba que detecta el contagio del coronavirus.

En su apartamento en San Juan, Henry Neumann padece la famosa espera esa que desespera.

"En este momento estoy esperando que me llegue el referido de mi médico para hacerme la prueba del COVID-19", le dice a El Calce vía telefónica, subrayando que espera hacerse la prueba molecular cuando finalmente le llega la recomendación médica.

Neumann indicó que tanto su esposa como su hijo se hicieron la prueba también, "aunque en todo momento estuvimos con mascarillas". En su memoria rebotaban aquellos dos días recientes en los que el liderato del PNP celebró y luego reflexionó. Fue mucha la gente que vio.

O sea, estaba la cúpula del alto mando de la Palma, tanto en el festejo del domingo tras el triunfo de Pedro Pierluisi ante Wanda Vázquez, como el lunes en la reunión del directorio del Partido. Sí, los positivos a COVID-19 que confesaron ayer el presidente de la Cámara Johnny Méndez y el vicepresidente Pichi Zamora apuntan a que traerán cola, si nos dejamos llevar por las tendencias de contagio de este peligroso virus. El ambiente general ahora mismo en la colectividad es, sin duda, uno de tensión y ansiedad.

"Pues seguro que siento ansiedad. Seguro. Porque yo veo una situación de salud que está afectando a tantas personas a la cual, sinceramente, no le veo solución, y eso para mí es buen frustrante. Uno está acostumbrado a que, cuando existe una problemática, resolverla a base de esfuerzos, hacerle frente y derrotarla, pero esto está fuera de una las posibilidades. Me preocupa que, conociendo como funcionan las industrias farmacéuticas, no pase nada aún", acotó, mientras reconocía las particularidades capitalistas que han desarrollado toda otra industria aparte alrededor del COVID, resaltaba la carrera mundial que existe por la vacuna y recordaba otros detalles generales de la industria farmacéutica, "donde mi padre Dietrich estuvo trabajando por 50 años".

Ya alejado de la nostalgia, el senador por el distrito de San Juan detalló que"estuve en la actividad de Pierluisi, donde estaban ellos dos (Zamora y Méndez). Cuando Pierluisi anunció la victoria estuve con ellos y desde que supe ayer de los positivos llevo encerrao' en casa". Agregó que "llegó un punto que veía tanta gente que decidí irme".

"De hecho, durante la campaña primarista solo hice una caravana", destacó.

Al indicársele lo obvio, que esos positivos de Méndez y Zamora se deben al julepe político-partidista que la calle sintió en estas semanas de primarias, Neumann no se mostró tímido en acentuar la necesidad de acatar responsabilidades.

"Todos bajamos la guardia, es una responsabilidad compartida y hay que asumirla. Yo entiendo que no se debe estrictamente al comportamiento en la calle de la gente. Y no creo que se deba estrictamente a los políticos, que intentaron hacer sus tradicionales actividades proselitistas, pero sin duda es parte del repunte que hemos tenido entiendo como pueblo en general hemos bajado la guardia en todo sentido, ya sea en las caravanas o actividades políticas, o en lo centros comerciales, o con los negocios. Dentro de todo lo que ha ocurrido en los últimos meses, el incremento en las calles de actividades políticas no ha ayudado", puntualizó.

"Yo lo veo como parte de un todo, no puedo responsabilizar estrictamente a los políticos, o a los economistas que quieren abrir, ni a la gente que tiene negocios de comida, ni estrictamente a la gente que ha salido para entretenerse. Si la pregunta es esa, pues seguro que las actividades políticas han ayudado al despunte. Ahora, ¿cuánto ha sido? Pues estaremos viendo en los próximos días", señaló el exsecretario de Recreación y Deportes, bajo el mandato de Luis Fortuño.

Además de la preocupación por el repunte que tenga en su partido – "y ni hablar del país" – Neumann se mostró prácticamente aterrado con el futuro inmediato de una colonia que recibirá incentivos económicos extra por la pandemia de parte del Gobierno federal.

"Tenemos el gran choque entre el problema de salud y el problema económico, porque ya no va a haber dinero para compensar a la gente por quedarse en su casa. ¿De qué la gente va a vivir? Si no nos morimos por el COVID-19, nos vamos a morir de hambre. Ni el gobierno federal ni el gobierno local pueden dares el lujo de hacer desembolso de nuevo", aseguró.

Ante lo que queda del cuatrienio y de la administración del cadáver político que se llaman Wanda Vázquez Garced, Neumann confesó una preocupación: "Va a ser un gran reto afrontar la posibilidad de tener un caos económico, salubre y social".