Héctor O'Neill se declara culpable en caso de violencia de género y hostigamiento sexual

La jueza María Z. Trigo Ferraiuoli aceptó el preacuerdo que incluyó la reclasificación de algunos delitos

Foto por: Dennis A. Jones/ Metro P. R.

Nota original publicada en Metro Puerto Rico

El exalcalde de Guaynabo, Héctor O'Neill, hizo alegato de culpabilidad este miércoles al inicio del juicio que enfrentaba por violencia de género y hostigamiento sexual, además de violaciones a la Ley de Ética Gubernamental.

Al inicio del proceso en el Centro Judicial de Bayamón, la defensa de O'Neill anunció que había llegado a un preacuerdo con la fiscalía para que su cliente se declarara culpable.

La jueza María Z. Trigo Ferraiuoli aceptó el preacuerdo que incluyó la reclasificación de algunos delitos, entre ellos el cargo de agresión sexual que fue reclasificado a violación a la Ley de Violencia Doméstica.  La semana pasada el hoy convicto había renunciado a juicio por jurado.

El acuerdo incluye el pago de una multa de $12,000.

El exalcalde dijo que se declaró culpable “libre y voluntariamente”.

Durante el proceso O'Neill permaneció de pie en la sala del tribunal acompañado de uno de sus ocho hijos.

Luego que la jueza declarara culpable a O'Neill, la defensa solicitó la remoción de grillete electrónico que llevaba su cliente.

O’Neill García fue alcalde del municipio de Guaynabo por 24 años, de 1993 a 2017, cuando renunció tras la denuncia de hostigamiento sexual que una agente de la Policía Municipal del Municipio de Guaynabo presentó en su contra.

El mes pasado, la jueza Trigo Ferraiuoli determinó que la agente podría declarar en sala sin presencia del público, luego de escuchar a la psicóloga Yaritza López Robledo, quien evaluó a la víctima en tres ocasiones entre el 10 de septiembre y el 1 de octubre. López Robledo señaló que el testimonio de la mujer se podría ver afectado de admitirse la presencia del público o la prensa en sala durante el juicio en su fondo.

Hasta el 2020, O’Neill García enfrentaba una segunda querella por actos lascivos denunciados por otra exempleada del municipio de Guaynabo, pero el Tribunal Supremo determinó que el término para procesar al exalcalde había prescrito.