"Hay asuntos más serios que atender en el país que mi candidatura"

El gobernador Alejandro García Padilla rehusó revelar el lunes si habrá de aspirar a un segundo término a la gobernación alegando estar enfrascado en la búsqueda de soluciones a la crisis fiscal que afecta a Puerto Rico y calificando a quienes dan prioridad a posibles resultados electorales de “no entender la seriedad de la crisis” que afecta al país.

“Yo entiendo que el tema deba girar, de un lado, en torno a si el gobernador debe correr una campaña electoral a la vez que negocia la deuda más grande que se ha negociado en la historia de Estados Unidos. Del otro, si el gobernador debe arriesgarse a perder el poder que le acompaña por el de una persona que no está aspirando a la reelección. Yo entiendo que esa discusión es sustantiva y es precisamente sobre el tema”, dijo el gobernador antes de asegurar que “de eso ha habido muy poco” en la discusión pública.

113015agpfoto-c6572a78aa172f294124ed793005d324.jpg

Según García Padilla el debate público en torno a su futuro político se ha centrado en la necesidad de una elección de primarias, quienes apoyan a quién, y quien tiene la posibilidad de ganar una elección.

El hecho de que la discusión pública haya girado en esa dirección para García Padilla es un indicativo de que no se ha entendido la gravedad de la situación fiscal del país. El ejecutivo aseguró que las próximas elecciones no son las más importantes, en términos de la crisis fiscal, para Puerto Rico.

“Si yo no logro sacar a Puerto Rico y negociar con los acreedores en este año que falta de mi primer término, quien gane las elecciones del 2016 va a perder las del ’20 porque entonces esa persona va a tener que tomar las decisiones”, sentenció García Padilla, quien entonces “invitó” a la prensa a “que me ayuden a comunicarle al país”, que este es “un asunto bien serio”.

García Padilla señaló que concentrar la discusión en torno “al chisme” de que deba anunciar más tarde o más temprano su decisión de aspirar a la reelección, es una clara señal de que “no se ha comprendido la gravedad del problema”.