Hacienda no tiene chavos pa' pagarle a la UPR

upr-33d56298c5b172393667c39c8e761819.jpg

Las posibilidades de que el Departamento de Hacienda satisfaga la deuda que mantiene con la Universidad de Puerto Rico (UPR) son nulas en estos momentos, afirmó el secretario Juan Zaragoza.

Hacienda adeuda alrededor de 100 millones de dólares a la UPR debido a que no tiene suficiente liquidez en su arcas.

Esto ha obligado a Hacienda a diversificar sus obligaciones con las agencias, suplidores y deudas, entre ellas a la UPR, a la que se le menguó sus correspondientes mesadas en todo este año fiscal 2016 (2015-2016).

En estos momentos, dijo en conferencia de prensa en La Fortaleza, Hacienda envía remesas de alrededor de 18 millones, a veces un poco más, y a veces menos, de acuerdo con los fondos que tenga disponible.

moneyanimatedgif4-7cee2e983e32447ccfbe85d529c80bc6.gif

Esas es la cantidad promedio que debe enviar, sin embargo, es la deuda de casi 100 millones la que no puede saldar.

La UPR ha congelado fondos y se ha incautado de las cuentas de sus distintos recintos y dependencias para manejarlas desde la Administración Central (AC), sede de la presidencia universitaria. Es la AC la que ahora decide qué se paga y que no.

La situación ha causado paros, reuniones de la facultades de profesores, asambleas estudiantiles y peticiones de información sobre la situación fiscal.

La crisis fiscal universitaria también ha provocado escasez de cursos universitarios, y se han detenido los procesos de permanencia de los profesores. En vez, se ha incrementado la contratación de los docentes mediante servicios profesionales, a los que no se les paga adecuadamente según la preparación académica, experiencia y prestigio, y tampoco se les da ningún tipo de beneficio marginal. Tampoco se les garantiza una cantidad mínima de cursos ni la contratación en años subsiguientes.

29p41colzaragozajuan-01092410b90768f7bc8c98e2f6af57bc.jpg

Aun así, el gobierno ha celebrado que cada día más jóvenes de las escuelas públicas ingresan a la UPR, que ha aumentado la cantidad de jóvenes matriculados. Sin embargo, estos se enfrentan ahora a condiciones difíciles de infraestructura y no consiguen los cursos que necesitan.

"Se le debe (a la UPR), y ahora mismo no tenemos la capacidad de saldarle lo viejo", es decir lo que no ha podido saldarle a través del año fiscal.

"Estamos asegurándonos de darle lo suficiente semanalmente para que opere. Pero ahora mismo yo no tengo efectivo para ponerme a pagar la deuda vieja", aseguró Zaragoza.