Hacia Cooperstown: Iván Rodríguez es parte de un legendario trío

Tim Raines jugó en Grandes Ligas por más de dos décadas, y aun así tiene grabado en su mente un turno al bate.

Nervioso por haberse ganado un lugar en roster de los Expos de Montreal después de dos breves ascensos que no salieron tan bien (un hit en 20 turnos al bate), su actuación en el primer juego de la temporada regular de 1981 en Pittsburgh despejó toda duda. Raines inició las acciones del partido con una base por bolas, se robó segunda en el primer lanzamiento al siguiente bateador y anotó cuando un tiro errático a segunda eludió a los jardineros.

Había nacido una estrella.

"Pienso que ese fue el inicio del tipo de jugador que Tim Raines podría ser", recordó Raines. "De cierta forma me puso en marcha. Pienso que de haberme ponchado y no haber aportado nada ofensivamente en ese juego, no sé qué habría sucedido a mi carrera. No habría realmente mostrado a nadie qué tipo de jugador era. Como que todo despegó a partir de ahí".

En 21 temporadas en Grandes Ligas, en su mayoría con los Rangers de Texas, Rodríguez fue elegido 14 veces a un Juego de Estrellas, ganó la cifra récord de 13 Guantes de Oro y se llevó a casa siete premios al Bate de Plata.

"Creo que simplemente me preparé", indicó el puertorriqueño de 45 años, cariñosamente apodado "Pudge". &#39Hablo de bloquear miles de pelotas, realizar miles de tiros a segunda base, tratar de lanzar la pelota al lado correcto de la base.

"Uno tiene la habilidad, pero si no se tiene la disciplina, si uno no trabaja en las cosas que tiene que hacer, va a ser difícil que lo logre en su carrera".

Bagwell, que jugó toda su carrera de 15 temporadas con los Astros de Houston, fue elegido en su séptimo año en la votación. Es el único primera base en la historia con 400 cuadrangulares y 200 robos de base.

 

 

"Todo esto me resulta abrumador", señaló Bagwell, de 48 años. "Una parte de mí se pregunta &#39¿Por qué estoy yo aquí?&#39"

Bagwell terminó su carrera con 449 jonrones, fue nombrado el Novato del Año en 1991 y en la temporada acortada por la huelga en 1994 bateó para .368 con 39 vuelacercas y 116 carreras impulsadas en sólo 110 partidos para llevarse unánimemente los honores al Jugador Más Valioso.