Gobierno sin mucho ruido le abre la puerta a Uber y Lyft para que vengan a Puerto Rico

A punto de acabarse el pan de piquito y la piña abusadora de algunos taxistas en el área metro.

El gobierno de Puerto Rico, a través del Departamento de Transportación y Obras Públicas, ha comenzado el proceso de abrirle  una puerta gigante para que empresas de transportación y tecnología, como Uber o Lyft, puedan establecerse en la Isla.

Tal como reportara el portal especializado en tecnología, Tecnético, el DTOP y su secretario publicaron en su página de Internet el reglamento para que el público lo viera sin hacer mucho ruido. Allí proponen crear una nueva categoría de vehículo de motor, descrita como “vehículo público de menor cabida”, y aplica específica y únicamente cuando un vehículo personal es utilizado para prestar servicios de ERT. En específico, este tipo de vehículo es “todo vehículo de motor público que se dedique a la transportación de pasajeros y equipaje en modo incidental al transporte de estos, mediante paga, con una cabida no mayor de veinticuatro (24) pasajeros”,según lo establece el reglamento.

El reglamento, entre otras cosas, contiene disposiciones sobre seguros que deben tener las personas que vayan a utilizar sus vehículos propios para estos servicios que lo que en síntesis hacen es que cualquier persona privada puede alquilar su vehículo para ofrecer servicios de transportación, sin la necesidad de tener que pasar por el proceso de reglamentación o ser parte de la mafia de los taxistas puertorriqueños.

Obviamente, por ley, el reglamento debe recibir comentarios y pasar el proceso de aprobación que puede durar hasta 30 días, para ser oficial, pero es un paso agresivo del Secretario Miguel Torres para permitir la entrada de estas empresas sin amedrentarse por los sindicatos de los taxistas ni las uniones que agrupan a choferes de la AMA y otros.

giphy431-a9b4f702ecfc75718b19ced729212feb.gif

Estas compañías de transporte están ya en la mayoría de las ciudades en los Estados Unidos y en grandes ciudades de latinoamérica. Su entrada ha contribuído en precios mas competitivos para transportarse en estas ciudades y además, también ha permitido la creación de empleos inmediatamente, pues lo que necesita el conductor que desee ser parte del la red, es simplemente tener un vehículo de motor, su licencia al día y el certificado de antecedentes penales limpio.

Además, podrán beneficiar al propio gobierno con el recibo de contribuciones y posible aumento en pasajeros en las estaciones del Tren Urbano pues al tener más vehículos de transporte colectivo disponible, más accesible y de forma más rápida, es mas viable para personas que quieran utilizar los servicios de transporte colectivo del gobierno.

Obviamente entre las principales quejas que han habido del servicio es que los taxistas dicen que han perdido valor sus vehículos y licencias y que el mercado se ha ido saturando, provocando protestas y hasta vandalismos a los conductores de UBER y LYFT.

En Puerto Rico, como siempre pasa, ya han habido intentos de detener la entrada de estas empresas mediante legislación. Para el 2015, ya habían indicios de que Uber estaba rondando la Isla reclutando activamente conductores en varias ciudades. Sin embargo, el veterano senador, el hachero Fas Alzamora, intento mediante legislación regular su entrada, prácticamente prohibiendo su establecimiento, lo que provocó que la empresa desistiera de su plan en la Isla.

Puedes leer la nota completa de tecnético aquí 

Puedes descargar y leer el reglamento para UBER y Lyft aquí