Gobierno aún no implementa estrategia para atender a personas sin hogar ante el COVID-19

Desde que inició la emergencia, en los albergues de San Juan ha aumentado, incluso en algunos casos triplicado, la cantidad de personas en busca de desayuno, almuerzo y cena.

Doel Vázquez / CPI - Doel Vázquez / CPI

Es casi de noche y parece que todo el mundo está en su casa, menos los que no tienen una. Hay toque de queda impuesto por el Gobierno de Puerto Rico para combatir el COVID-19. Para los cristianos, es Domingo de Pascua, y por la Avenida Fernández Juncos en Santurce, a la altura de la Parada 22, a esta hora no pasa ningún carro. Cerca de la salida a la autopista, que también está desierta, un hombre enrola un cigarrillo de marihuana sintética. Junto a él hay otros dos, recostados de un pasamano frente a un edificio abandonado.

¿Sabrán que la gobernadora Wanda Vázquez firmó una Orden Ejecutiva “para atender las necesidades de las personas sin hogar” ante la emergencia por el COVID-19? ¿Alguien del Gobierno los habrá orientado sobre los “centros de asistencia” para personas sin hogar de los que habla la Orden?

“Ninguna, nada, nadie nos ha venido a ayudar. Ninguna orientación”, contestó uno de los hombres, luego de una carcajada irónica y sin dejar de hacer lo que estaba haciendo. Enrola con mucha delicadeza el cigarrillo que compartirán, sin quitarle los ojos de encima, mientras usa los dedos, la lengua, como todo un artesano. Es usuario de heroína y cocaína, y fumar marihuana sintética es una forma de aliviar los síntomas que padece cuando no consigue la droga que necesita. Tiene 41 años, diez de ellos los ha vivido en la calle y explica que, en estos días de pandemia, conseguir la cura es mucho más difícil. El dinero para comprarla escasea.

“Yo me dedico a pedir dinero y pido dinero en la luz… En una hora te podían pasar por aquí como 200 carros, ahora en una hora te pasan tres carros”. ¿Se ha afectado la accesibilidad a las drogas? “Pues seguro, es mucho más difícil… La gente tiene miedo y piensa que como uno es adicto pues uno tiene las enfermedades que vienen completas, que uno tiene desde la A hasta la Z. Pero hay gente que no les importa, bajan su cristal, nos ayudan, nos saludan, nos dan comida, pero es muy difícil. Y hoy me encontré con una patrulla y le pregunté a los oficiales, ¿contra por qué la Gobernadora no pensó en nosotros los usuarios, por qué no pensó en nosotros pa’ ubicarnos en algún sitio? Y el oficial no supo qué contestarme, no me dijo na’. Lo que hizo fue al revés, se me echó a reír. Y en verdad me sentí bien ofendido, porque nosotros somos humanos”.

El que estaba a su lado entró a la conversación: “Yo no sé si han puesto fondos o ayudas, desconozco todo eso, nadie ha venido a orientarnos y leo el periódico todos los días. Y yo no he escuchado información ninguna sobre ‘vaya aquí a tal lugar que se le va a orientar’, me entiendes, nada de eso. Ahora, si hay un sitio de orientación, ¿dónde yo tengo que ir para que me orienten?”.

Chequea estas imágenes del lente de Doel Vázquez, para el CPI:

Aunque la Orden Ejecutiva aplica a toda la isla, hasta ahora el único centro de asistencia que se tiene en planes es el de Santurce.

¿Piensan expandir los centros más allá de San Juan? ¿Hay conversación con los alcaldes para ver qué municipios tienen más necesidad de tener un centro como éste?, preguntó el CPI al secretario de Familia, Eddie García.

“Nosotros vamos a ir trabajando dependiendo de las necesidades que se nos vayan planteando. Ese diálogo con los alcaldes va a depender de la cantidad de personas sin hogar que haya”, contestó García, y dijo que el segundo municipio con la mayor cantidad de personas sin hogar después de San Juan es Ponce.

“Nosotros en San Juan seguimos con nuestro programa de personas sin hogar que son dos albergues que operan 24/7. Continúan en operación, están llenos a capacidad ambos desde que comenzó el toque de queda. Hemos aumentado también los servicios de nutrición que se brindan a las personas que no necesariamente están refugiadas. Por lo general se ofrece desayuno y cena, en el tiempo regular a alrededor de 25 a 30 personas que son externas a los albergues. En este momento ya hemos sobrepasado 100 personas diarias y se les está dando desayuno, almuerzo y cena, en adición a los 83 que tenemos refugiados”, detalló Cerra.

Estos albergues son la Casa Nuestra Gente en la avenida Muñoz Rivera en Río Piedras y el Centro de Acogida, un hogar transitorio en la barriada Parcelas Falú, también en Río Piedras.

Sobre el lugar donde el Gobierno piensa ubicar el centro para asistencia a personas sin hogar, Cerra dijo que “la orden ejecutiva es bien específica en las cosas que tienen que establecer en esos centros de asistencia. A mi no me importa dónde lo ubiquen, me alegra que estén ubicándolo en un sitio que es bastante céntrico entre Santurce y Hato Rey, y cercano a Río Piedras. No hay problema donde lo establezcan, pero que lo establezcan porque la necesidad es bien grande”.

“El plan está listo y está compartido con los jefes de agencia, el Departamento de Salud, el Departamento de Vivienda, el Departamento de Educación, la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Guardia Nacional, el Negociado de Seguridad, el Negociado de Manejo de Emergencia y la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), porque sabes que dentro de esta población hay unas personas que tienen condiciones de salud mental y problemas de adicción”, dijo el Secretario de la Familia.

Más del CPI:

[CHEQUEO DE DATOS] “$250 millones para la compra de tabletas, software y adiestramientos para aproximadamente 325,000 estudiantes, maestros y directores”

 

Liz Mónica Lamboy, secretaria auxiliar de Planificación del Departamento de la Familia, especificó que el Departamento de la Vivienda estaría administrando los centros y proveyendo los catres que se necesiten en las diferentes áreas, que serían divididas entre aislamiento, cuarentena y sitio para dormir.

Esperan que aumente cantidad de personas sin hogar debido a la pandemia

El martes, 14 de abril, la fila para recibir almuerzo en La Fondita de Jesús en Santurce era larga. Daba la vuelta al edificio de la organización que atiende a las personas sin hogar desde el 1985. Lucy Dávila, recepcionista que se describe como homeless advocate y que trabaja aquí hace 15 años, dijo que el lunes atendieron a 85 personas. Vienen a las siete de la mañana para el desayuno y regresan a las diez para el almuerzo.

Pulsa aquí para mas del Centro de Periodismo Investigativo y aprende cómo colaborar con este importante taller de trabajo.

Chéqueate esto, antes de que te vayas…