Gobernador reitera que el gobierno se prepara para “un evento catastrófico”

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares reiteró que el gobierno se prepara para un “evento catastrófico” por el paso del huracán Irma, aunque precisó que el cambio de trayectoria percibido anoche induce a pensar que los estragos no serán tan devastadores como se temió en algún momento.

“El impacto será mayor desde Fajardo y hasta Arecibo y tenemos que estar preparados. Culebra sentirá el impacto antes que el resto de la isla, cerca de las 3:00 o 4:00 de la tarde, a unas 37 o 38 millas al norte, mientras en San Juan lo hará entre las 7:00 y 8:00 de la noche, a unas 45 millas al norte”, precisó el gobernador.

59afbf1ec3f1fimage-483986cca6e23a921aef460c8c73a131.jpg

Agregó que “seguimos preparándonos para lo peor, en dos áreas muy particulares: los vientos huracanados y el peligro que representan, sobre todo de proyectiles, y las inundaciones, por las 6 o 12 pulgadas de lluvia previstas, con áreas en que alcanzará las 12 pulgadas. Los ciudadanos de las áreas más vulnerables deben trasladarse a los refugios”, exhortó.

En una conferencia de prensa en la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead), el mandatario dijo que en el área del litoral noreste, más de 700 personas ya están en los refugios. “Eso está encaminado y el equipo del secretario de Vivienda verifica que estén todos los catres disponibles”.

En cuanto a la firma del presidente Donald Trump de la declaración de estado de emergencia sobre la isla, señaló que “eso nos permite que cuando se utilicen los recursos, tendremos los reembolsos necesarios y nos abre la puerta para una serie de iniciativas con el gobierno federal para traer los distintos recursos disponibles”.

[fbvideo link="https://www.facebook.com/MetroPR/videos/1516164648500800/" width="500″ height="400″ onlyvideo="1″]

Tras reiterar que la ley seca está en efecto desde las 6:00 de esta mañana, anunció que los oasis “ya están en su lugar, para ofrecer agua a los ciudadanos una vez pase la tormenta, y que el 99.3 de los abonados están recibiendo energía eléctrica normal”.

“Vamos a tratar de evitar desgracias, pero habrá vientos huracanados e inundaciones. Hay que mantener a todos a salvo, que es nuestra prioridad. Que el pueblo sepa que ya estamos trabajando en el esfuerzo post tormenta, para identificar los daños y que los ciudadanos puedan hacer sus reclamaciones rápidas y enviar toda la información al presidente de Estados Unidos para atender la situación”, concluyó.