Florida suspende restricciones al comercio y multas por no usar mascarilla

El republicano tomó la decisión a pesar de la continua propagación del coronavirus

Manifestantes protestan contra el gobernador de Florida, Ron DeSantis. - AP

El gobernador Ron DeSantis levantó todas las restricciones a los restaurantes y otros negocios en Florida el viernes, y prohibió las multas locales contra las personas que se niegan a usar mascarillas mientras busca reabrir la economía del estado a pesar de la propagación del coronavirus.

La orden del gobernador republicano desató un nuevo debate en el estado políticamente dividido, donde las respuestas a la pandemia se han entrelazado con las próximas elecciones presidenciales.

DeSantis, un importante aliado del presidente Donald Trump, reconoció que la pandemia está lejos de terminar, pero dijo que la amenaza ha disminuido y ha llegado el momento de reabrir los negocios.

"No cerraremos nada en el futuro", dijo DeSantis, al tiempo que insistió en que el estado está preparado si las infecciones aumentan nuevamente.

El gobernador dijo que evitaría que las ciudades y los condados cobren multas a las personas que no usan mascarillas, anulando virtualmente las ordenanzas locales sobre mascarillas.

“Como acto de gracia ejecutiva, se suspenden todas las multas y sanciones que se han aplicado contra las personas”, dijo el gobernador.

Los demócratas de Florida han lamentado que la presión del gobernador para reabrir sea apresurada.

“Nadie aboga por un cierre a gran escala en Florida. Pero hemos estado y seguimos pidiendo medidas de prevención de sentido común, como mascarillas, que son esenciales para prevenir una mayor propagación”, dijo el jueves la senadora estatal Audrey Gibson.

Algunos funcionarios locales pidieron al gobernador continuar  teniendo autoridad para controlar el brote.

“Esperamos que el gobernador nos permita tener restricciones más profundas que el resto del estado. Tenemos una mayor propagación del virus en el sur de Florida que en otras partes del estado ”, dijo el alcalde del condado de Broward, Dale Holness, a WLRN, una estación de radio pública en Miami.