Gobernador: “Debemos estar preparados para lo peor”

Ante el fortalecimiento experimentado por la tormenta tropical Érika, el gobernador Alejandro García Padilla llamó a los puertorriqueños a “estar preparados para lo peor”, pero pidió calma y prudencia ante la emergencia.

Érika se encuentra en la latitud 16.5, longitud 62.7, moviéndose al oeste a 16 millas por hora, y traería consigo lluvias estimadas entre tres y cinco pulgadas, con un máximo de ocho pulgadas en zonas aisladas.

El gobernador anunció además la activación de la Guardia Nacional para atender situaciones de emergencia y mantención de la seguridad, mientras confirmó que los empleados públicos que viven o trabajan en el área Este de Puerto Rico no tendrán que reportarse hoy a sus labores.

Las escuelas del área Este tampoco tendrán clases durante el día. Los municipios contemplados en el plan son Culebra, Vieques, Fajardo, Río Grande, Luquillo, Canóvanas, Loíza, Ceiba, Juncos, Las Piedras, Naguabo, Humacao, San Lorenzo, Yabucoa, Maunabo y Patillas.

“En la medida que veamos que los efectos se extenderán, ampliaríamos no solamente el horario de las medidas tomadas ayer, sino las regiones”, señaló el gobernador.

agpmensaje7-81fd30bbe0a48fe99ff12f3acf354719.jpg

“Se espera que luego del mediodía empiecen lluvias más intensas. Por eso tomamos la previsión de que trabajen hasta las 12:00 MD, cosa de que salgan antes de que comiencen las lluvias de mayor intensidad”, agregó.

En cuanto a los cambios que se han suscitado para hoy, se informó que las guaguas de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) trabajarán hasta las 2:00 PM, mientras el Tren Urbano funcionará hasta la 1:00 PM, y las lanchas de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM) no funcionarán.

El Servicio Nacional de Meteorología (SNM), en voz de Ernesto Morales, coordinador de avisos del SNM, teme que Érika traiga aparejada gran cantidad de lluvia. “Lo más que nos preocupa es la lluvia. Es un sistema amplio, que dejará aguaceros por 24 horas. A medida que pasen las horas, serán lluvias más intensas”, se indicó en conferencia de prensa en la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead).

“Lo que más nos preocupa, además del viento, es la cantidad de lluvia que podría estar generando. Lo importante es enfocarse en el sistema amplio: las lluvias son significativas, saturarán los suelos y eso puede producir fácilmente inundaciones repentinas a través de la isla”, se indicó.

García Padilla recalcó que “hay 484 refugios listos. Necesitamos lluvia, pero ojalá solo tuviésemos esa lluvia que necesitamos”.

El gobernador exhortó a los puertorriqueños a “no cruzar ríos ni cuerpos de agua. No es momento de arriesgarse. Además, deben tener cuidado con las plantas de energía eléctrica y con las velas”.

Asimismo, informó que se implementará la “ley seca a partir del mediodía y que la medida estará inicialmente en vigor por 24 horas”.

giphy21-53f26d8e9177c95beade688315ba97a9.gif

Asimismo, se informó que las condiciones marítimas se seguirán deteriorando durante el día, hasta llegar a ser peligrosas. Permanece activa una advertencia para operadores de pequeñas embarcaciones para todas las aguas circundantes a Puerto Rico. Se esperan olas de entre 10 a 15 pies, con máximas de 19 pies, así como vientos de 25 nudos, con ráfagas de hasta 35 nudos.

Se prevé que Érika pasará a 15 millas al norte de Vieques y Culebra a eso de las 9:00 PM de esta noche, y a 20 millas al norte de Fajardo cerca de las 10:00 PM.

Se espera asimismo que la tormenta tropical pase a unas 30 millas al norte de San Juan a la medianoche, mientras a las 4:00 de la madrugada del viernes lo haga a 54 millas al norte de Aguadilla.