Gen. José Reyes: descuadre de vacunas alcanzó las 7,000 dosis

El general José Reyes asumió responsabilidad por la decisión que derivó en una escasez de segundas dosis

Un día después de que el gobierno aceptara que desde temprano en el proceso de inmunización contra el Covid-19 comenzó a acumularse un descuadre en las cantidades de dosis disponibles, el ayudante general de la Guardia Nacional, José Reyes, detalló que fueron cerca de 7,000 las vacunas correspondientes a la segunda dosis que se utilizaron para la primera inoculación.

El general, asimismo, reconoció que, en lo referente a los centros de inoculación operados por la Guardia Nacional, fue decisión suya adelantar el uso de vacunas reservadas para segunda dosis ante una serie de retrasos en los cargamentos enviados desde Estados Unidos.

“La Guardia Nacional tiene seis centros. A principios de enero, unos embarques de Moderna se suponía que llegaran en una fecha, como decía (la directora del programa de vacunación, Iris) Cardona, siempre han llegado, pero en ese momento llegaron unos días tarde. La decisión, en ese momento, era cierra la vacunación, tienes cerca de 2,000 personas en los seis centros de la Guardia Nacional, o utilizo segundas dosis para vacunar. En ese momento yo tomé la decisión de que había que seguir con la operación y se utilizaron segundas dosis para continuar y poder atender la operación que tenías en los centros”, sostuvo Reyes.

“Eso pasó por espacio de dos o tres días y la cantidad total que se utilizaron ronda cerca de los 7,000”, precisó el militar.

Reyes aseguró que, por tratarse el proceso de vacunación de una misión asignada a la Guardia Nacional, tenía la facultad de tomar esa decisión en el momento sin consultarlo con las autoridades salubristas.

“Fue una decisión de prioridades y, ante la emergencia, que tienes cerca de 2,000 personas entre los seis centros de vacunación de la Guardia Nacional y la decisión era ante las personas que tenías allí de vacunarlas o cerrabas la operación en lo que llegaban las vacunas esa semana. Como comandante de las tropas en una misión que yo estoy en el campo de batalla yo tengo esa autoridad y voy a tomar la decisión. Mi prioridad es la salud del pueblo de Puerto Rico y una de las obligaciones de un militar es preservar la vida y propiedad. Bajo ese concepto de misiones domésticas que tenemos los militares tenemos la autoridad para tomar esa decisión. Después de tomar esa decisión y atender a la población que estaba, llamamos acá al Departamento de Salud, les presentamos la situación y lo que han estado escuchando esta tarde es cómo se ha ido mitigado esa utilización de segundas dosis”, planteó Reyes, en una conferencia de prensa junto a Cardona y el secretario designado de Salud, Carlos Mellado.

Cardona, por su parte, aseguró que desde la semana del 19 de enero se comenzaron a tomar las medidas para eliminar gradualmente el desfase, a pesar de que tan reciente como el martes una cantidad indeterminada de personas que acudieron al coliseíto Pedrín Zorrilla, de la Guardia Nacional, no pudieron recibir la segunda dosis.

“Desde el momento que empezamos a ver el desfase, cerca del 19 de enero, identificamos la cantidad de dosis necesarias y de los diferentes ‘allocations’, cantidades de vacunas que se destinan a Puerto Rico, se van sacando. Los frascos de esas vacunas (de Pfizer) dicen que traen cinco dosis y traían seis. Dependiendo de la jeringuilla que se utilice salen seis, cinco o siete. Con Moderna te pueden salir 10 o te pueden salir 12. Eso se está estandarizando y se está estipulando el uso de una jeringuilla que no tiene espacios muertos para sacar más dosis de la vacuna”, explicó Cardona.

Al reafirmar varias de las razones que ya había ofrecido ayer para el descuadre, el secretario Mellado aseguró que la implementación plena del sistema de turnos logrará cerrar la brecha. El galeno recordó que, al iniciar el proceso de vacunación el 15 de diciembre pasado, la plataforma de TurnosPR no se estaba utilizando.

Asimismo, recalcó que la utilización de vacunas de segunda dosis para la primera no ocurre únicamente en centros de la Guardia Nacional.

No obstante, Reyes reconoció que es complicado manejar situaciones en las que personas acuden a un centro de vacunación equivocado, o en una fecha distinta a la dispuesta para administrarse la segunda dosis.

“A la persona que llega incorrectamente se le orienta y se le dice ‘este no es el centro’ […] Después de una persona hacer una fila de cuatro horas, cuando le decimos este no es el centro o día que a usted le toca empiezan los gritos, las situaciones negativas y entonces hay que bregar con esas situaciones allí. Ese es el campo de batalla y el propósito y el norte es servir a nuestro pueblo”, subrayó el general.

En la rueda de prensa celebrada en el Departamento de Salud estuvo presente la enfermera Maricela Matos, quien cobró relevancia esta mañana mediante la publicación de un video en el que denunciaba que había esperado desde el pasado viernes para recibir su segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19.

Mellado, tras informar que a Matos se le administró hoy la segunda dosis, se disculpó públicamente con la profesional de la salud.

Matos se expresó agradecida con Mellado, pero reconoció que, a casi 11 meses desde que comenzara la emergencia en Puerto Rico, los enfermeros y enfermeras han sentido que “nos están atropellando”.