Florida: en alerta por marejada ciclónica potencialmente mortal

Florida se prepara para un fenómeno que puede traer serias consecuencias en los habitantes del estado, que hace poco sufrió el derrumbe del edificio de Miami-Dade.

Florida ha tenido que enfrentar muchos sucesos inesperados en los últimos tiempos.

Luego de la llegada del coronavirus que ha afectado a la región al igual que a diversas partes del mundo, hace unos días el estado se impactó con la noticia del derrumbe parcial de un edificio de Miami-Dade, que hasta ahora suma más de 30 fallecidos.

Florida se prepara para marejada ciclónica

Por si esos acontecimientos no fueran suficientes, ahora Florida se prepara para una marejada ciclónica (una inundación costera asociada con un sistema atmosférico de baja presión potencialmente mortal), fuertes lluvias y vientos dañinos, entre los que se incluyen posibles tornados aislados, que impacten el sur del estado, mientras la tormenta tropical Elsa ya apunta a la península.

El fenómeno ha provocado alertas de tormenta tropical y avisos de inundaciones costeras a lo largo de partes de la costa oeste de la Florida.

Ahora, los equipos de rescate y búsqueda que trabajan en el sitio del desplome del edificio de Surfside, vigilan la tormenta después de que su aproximación provocó la demolición controlada de la parte restante del inmueble de condominios de Champlain Towers South.

Algunos habitantes en el sur de la entidad se preparan llenando bolsas de arena, abriendo refugios, cerrando tiendas y escuelas, además de activar centros de operaciones de emergencias locales.

En emergencia

Lo que se espera no son palabras menores. El gobernador Ron DeSantis amplió el estado de emergencia para cubrir hasta 26 condados; al mismo tiempo, el presidente Joe Biden aprobó una Declaración de Emergencia para el estado antes de que llegue la tormenta.

Esta declaración da autorización a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias a coordinar todos los esfuerzos de socorro en casos de desastre en el sur de la Florida.

Mientras tanto, Elsa ya alcanzó brevemente la fuerza de huracán el pasado 2 de julio para convertirse en el primero de la temporada. Ahora, se ubica en el Estrecho de Florida, después de tocar tierra en Cuba el 5 de julio y atravesar las Islas Caimán.

De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) existe el peligro de una marejada ciclónica potencialmente mortal en partes de la costa oeste de Florida el 6 y 7 de julio.

De hecho, las autoridades de la entidad han ofrecidos sacos de arena gratis a los residentes para ayudar a prevenir inundaciones y están animando a las personas a prepararse para la tormenta abasteciéndose de suministros y escuchando las advertencias locales.

Ahora los efectos de la tormenta ya se sienten en el estado, pero se esperan fuertes lluvias de siete a 13 centímetros, con hasta 20 cms posibles en algunas regiones, como los Cayos de Florida y Dry Tortugas.

Las condiciones seguirán deteriorándose en el sur de Florida hasta que se mezclen con la marejada ciclónica que puede llegar a un metro, lo que agravará el potencial de las inundaciones.