Festival de jonrones en el Juego de Estrellas

La Americana se la apuntó con la Nacional una vez más…

Los boricuas plantaron bandera en Washington, D.C. y se hicieron sentir en el Juego de Estrellas de las Grandes Ligas. Javier Báez abrió con hit la tanda ofensiva de la Liga Nacional en la primera entrada al conectar un cepillo al central ante los envíos del zurdo Chris Sale, de los Medias Rojas de Boston.

“El Mago” de los Cachorros de Chicago terminó la noche con un indiscutible en tres turnos oficiales tras abrir en la alineación de Dave Roberts como primer bate y defensor titular de la segunda almohadilla.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Entretanto, Joe Jiménez fue el primer lanzador puertorriqueño en subirse a la lomita del Nationals Park en representación de los Tigres de Detroit y la Liga Americana. Jiménez, quien al igual que Báez se convirtió en un “todo estrella” por primera vez en su joven carrera, se encargó del último out del cuarto episodio, al agenciarse un ponche.

El tercer puertorriqueño en saltar al terreno de juego en el Clásico de Verano de las Mayores fue el lanzador de los Mellizos de Minnesota, José Orlando Berríos. Orlandito tuvo a su cargo el quinto capítulo del choque. Berríos no permitió imparables y cerró en cero tras conceder un boleto gratis.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

En esa misma entrada, el veterano Yadier Molina entró como bateador emergente y —en un duelo de compatriotas— “El Marciano” bateó un elevado profundo al central.

Francisco Lindor hizo lo propio más tarde en el partido, al entrar como bateador emergente y sacudir un batazo al jardín central que fue capturado sin problemas por Mike Trout, uno de diez macaneros que se fueron “para la calle” anoche y que establecieron una nueva marca de jonrones para la velada.

Lindor, que se presentó en su tercer Juego de Estrellas, solo recibió un turno al bate.

El duelo entre la Nacional y la Americana fue un verdadero festival de cuadrangulares solitarios. Ambos equipos rayaron la pizarra al son de batazos de poder.

Por la Nacional, el receptor de los Cachorros, Wilson Contreras; el campo corto de los Rockies de Colorado, Trevor Story; y el jardinero de los Cerveceros de Milwaukee, Christian Yelich, castigaron la esférica. Scooter Gennett, de los Rojos de Cincinnati, empató el partido en la novena entrada ante los envíos de Edwin Díaz, quien desperdició una ventaja de dos carreras. En la décima vuelta Joey Votto, de los Rojos de Cincinnati también pegó cuadrangular.

Mientras, Aaron Judge, de los Yankees de Nueva York; Jean Segura, de los Marineros de Seattle; Trout, de los Angelinos de Los Ángeles; así como Alex Bregman y George Springer, de los Astros de Houston, le sacaron el jugo al espectáculo de fuegos artificiales. Los últimos dos se encargaron de darle la victoria a la Americana con un back to back en la décima entrada.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

A pesar de perder la oportunidad de salvar el choque, Edwin Díaz fue el lanzador ganador de la noche.

Cabe destacar que por los puertorriqueños Javier Báez se convirtió en el jugador más joven en ser titular en la intermedia por la Liga Nacional, desde que Ryne Sandberg fuera convocado con 24 años en la edición de 1984.

Sepa que el último Juego de Estrellas con al menos seis cuadrangulares fue el de 1971, cuando el astro boricua Roberto Clemente desapareció la pelota al igual que Johnny Bench, Frank Robinson, Hank Aaron, Reggie Jackson y Harmon Killebrew.

La victoria de la Americana representó la sexta en línea para la liga.