Félix Verdejo se entrega a los federales por el asesinato de Keishla Marlen

Desde un inicio, la madre de la joven asesinada señaló al boxeador como el culpable de la muerte de su hija

El boxeador Félix Verdejo se entregó esta noche en la Fiscalía federal en el caso del asesinato de la joven Keishla Marlen Rodríguez Ortiz, con quien mantuvo una relación por casi 11 años y quien, alegadamente, tenía un mes de embarazo al momento de su muerte.

Así lo confirmó a Metro una portavoz de la Policía de Puerto Rico. Se desconocen más detalles al momento. Esta es una noticia en desarrollo.

Anoche mismo, la Policía dijo que los federales trabajaban con ellos el caso que mantuvo paralizado a Puerto Rico.

Desde un inicio, la madre de Rodríguez Ortiz, Keila Ortiz, señaló a Verdejo por la muerte de su hija, al indicar públicamente que le había advertido del riesgo que corría, luego de que el deportista –casado y padre de una hija con otra mujer– alegadamente expresara su desacuerdo con la decisión de llevar a término el embarazo.

Hasta el momento de su entrega, la Policía de Puerto Rico mantuvo oficialmente la postura de que Verdejo, un otrora súperprospecto del boxeo profesional, era solamente una “persona de interés”, al igual que otras personas que tenían vínculos con la joven de 27 años.

Sin embargo, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, la Uniformada ocupó una guagua Dodge Durango propiedad del boxeador que se encontraba estacionada en el sector de Antigua Vía, en Cupey, frente a la residencia de la madre de Verdejo.

La guagua, de color negro, presenta características similares a un vehículo que fue captado por cámaras de seguridad transitando por el puente Teodoro Moscoso, desde donde se presume puede haber sido lanzado el cadáver de Rodríguez Ortiz a la laguna San José.

Verdejo, también de 27 años, fue citado al cuartel general de la Policía el pasado viernes, cuando aún se buscaba a Rodríguez Ortiz con vida, pero, por recomendación de sus abogados, se negó a ofrecer declaraciones.

La esposa de Verdejo, Eliz Marie Santiago, igualmente ha sido interrogada por la Policía en conexión con la muerte de Rodríguez Ortiz, pero, de momento, de desconoce qué otras personas pudieron haber aportado información a la pesquisa, que comenzó con la declaración de Alerta Rosa por la desaparición de la mujer, siendo la primera vez que las autoridades recurren a este mecanismo.

La familia de Rodríguez Ortiz levantó bandera inicialmente el jueves en la mañana, cuando el supervisor de Rodríguez Ortiz les alertó que la joven no había acudido a su trabajo en un centro de ‘grooming’ para mascotas. Según relató Ortiz a Metro, esa misma mañana, a través de otra de sus hijas, tuvo comunicación con Verdejo, a quien acusó de mentir cuando, a sus preguntas, le indicó que no conocía el paradero de Rodríguez Ortiz.

A ese momento, la joven ya le había indicado a su madre que tenía planificado enseñarle ese mismo día a Verdejo el resultado positivo de la prueba de embarazo. El auto de Rodríguez Ortiz fue encontrado el viernes en el sector El Indio, de Canóvanas.