Félix ‘Picor’ Santana, un pitcher que saca de out al cáncer

Su personaje de Spiderman no representa un superhéroe, es algo más

Cuando murió su madre, a causa de un cáncer de colon en el 2012, Félix "Picor" Santana pensó colgar los ganchos de pelota y poner punto final a una carrera exitosa como lanzador en el béisbol Doble A. Sin embargo, ese no era el momento para despedirse del diamante. Y bueno, la voluntad y el apoyo de su gente fueron más que suficientes para continuar plantando bandera en los montículos del patio un ratito más y, de paso, formalizar lo que hoy considera su nuevo proyecto de vida: una lucha continua a favor de los niños, en la que cada día representa un inning para sacar de out al cáncer.

d19965f9c76945ed9f5fddd3a841a15a-66221b67002eefe816e20af8c25aeb96.jpg

Al año siguiente de la partida de su mamá –en el 2013– "Picor" decidió fundar el Team Cuca, una fundación sin fines de lucro que a través de diferentes actividades recreativas recauda fondos en pro de beneficiar al prójimo. No obstante, en los últimos dos años la misión del expelotero ha trascendido para llevar alegría a los niños que se aferran a la vida entre las paredes frías de un hospital.

“Yo tenía mi fundación Team Cuca, pero siempre había la inquietud de que había que ayudar a los niños. Compré un traje de Spiderman para compartir con la familia y pues lo usaba para esos momentos especiales. Un día se me acercó una compañera para decirme que quería que yo la acompañara a visitar unos niños al hospital vestido de Spiderman. Y pues, dije que sí. En esa primera visita [los niños] me robaron el alma”, recordó Santana, quien luego de defender los colores de los Mets de Guaynabo en la pasada campaña de la pelota dominguera, puso fin a una trayectoria deportiva de 16 años en el béisbol aficionado.

 

6168b9d8e0844c7caca6993d83bb219a-8a10fba4f81eb5a0ea5682082525fcd6.jpg

"Picor", relevista del año 2014, visita a los niños por lo menos dos domingos al mes. Principalmente, aquellos que batallan en el Hospital Pediátrico y en el San Jorge Children’s Hospital. Y lo hace como muestra de agradecimiento a la vida.

“Tengo dos hijos que, gracias a Dios, están saludables. Nadie sabe lo que hay detrás de un hospital, lo que hay detrás de un pasillo frío, de las necesidades, de los sacrificios que tienen que hacer esos padres y madres allí adentro. Son muchas familias aguantando el golpe. Y me he dado cuenta que a uno le toca ponerse en el lugar de esos padres, que existe gente que quiere salvar a sus hijos y que también tienen deudas,  hipotecas… ¿Me entiendes?”, explicó.

 

eed0fbc084414650abde9baa889f0e27-6d30d71159f25d5bb1748a3691290d45.jpg

Para "Picor" su personaje de Spiderman no representa un superhéroe, es algo más. Se trata de una voz para concienciar y sacar a los niños de la rutina mientras se le da una lección a la gente.

“Los niños pasan sus días en el hospital deseando poder librarse de todo el mal que los rodea. Muchos desean salir corriendo a mojarse bajo la lluvia o jugar… y no pueden. Pasan sus días escuchando un zumbido. Y como te digo, los que tenemos la bendición de estar bien nos quejamos de cosas muy livianas, del ruido de una planta y cosas así. Pero hermano, yo prefiero el ruido de la planta al pip… pip… pipipí… pip… pip que no permite que se te olvide que la vida siempre está en juego”, puntualizó el líder.

De acuerdo con el Reporte Anual 2008-2012 del registro Central de Cáncer de Puerto Rico, entre esos años 758 niños y niñas menores de 20 años fueron diagnosticados con cáncer y se reportaron unas 117 muertes. Según el informe, la tasa de incidencia por cáncer ajustada por edad para los cánceres pediátricos fue 149.5 por cada millón. Asimismo, la tasa de mortalidad ajustada por edad fue 22.7 por cada millón para todos los tipos de cáncer pediátrico.