Exigen a la Junta de Calidad Ambiental dar a respetar orden contra empresa AES

Ante el posible paso de la tormenta Beryl cercano a la costa sur, dirigentes del movimiento contra las cenizas de carbón exigieron a la Junta de Calidad Ambiental (JCA) que ordene a la empresa AES a tapar la montaña de cenizas que mantiene a la intemperie en el patio trasero de sus instalaciones y que dé a respetar la ley.

Anunciado el paso de los huracanes Irma y María el pasado año, la JCA ordenó a AES cubrir los residuos de la combustión del carbón que mantiene al descubierto para evitar el polvo fugitivo, y en aras de salvaguardar la salud y seguridad de los residentes de las áreas circundantes a la planta.

aescenizas01ins-548e8a7cd52d40871daa80eebc7d21b0.jpg
A pesar de la orden del año pasado, la AES no ha cubierto la inmensa montaña de cenizas que mantiene a la intemperie a pesar de la amenaza del paso de la tormenta Beryl. /Inter News Service

“Temerariamente, la empresa se negó a cumplir con las dos órdenes de la JCA y, hasta ahora, no ha habido ninguna consecuencia. Desde hace meses venimos advirtiendo que estaba cerca la temporada de huracanes y que el inmenso vertedero de cenizas seguía a la intemperie”, manifestó José M. Díaz Pérez, portavoz del Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa.

Díaz Pérez reclamó al gobierno tomar acciones contundentes contra esta empresa que piensa está por encima de la ley y el estado de derecho.

Recordó que el estudio que detectó partículas radiactivas, y metales pesados como arsénico, cromo, selenio y molibdeno en las aguas subterráneas en el área de AES, demostró que el nivel de contaminantes aumentó luego del paso del huracán María.

“Obviamente, la lluvia del huracán dispersó más cantidad de cenizas tóxicas, y eso aumentó el nivel de contaminantes en el acuífero; contaminación que se ha evidenciado ya salió fuera de los límites de la planta”, dijo.

aescenizas01ins-2ed41e5ea992e22eb73ecbbac766d4ce.jpg
A pesar de la orden del año pasado, la AES no ha cubierto la inmensa montaña de cenizas que mantiene a la intemperie a pesar de la amenaza del paso de la tormenta Beryl. /Inter News Service

El dirigente comunitario aseveró que “la negligencia e imprudencia de la AES continúa envenenando nuestra agua, tierra y aire, empeorando aún más la salud de los residentes de Guayama y de los pueblos donde se han desparramado 2.7 millones de toneladas de esa basura radiactiva, llamada Agremax; es hora que el gobierno se dé a respetar y someta a la AES al cumplimiento de la ley”.

El portavoz del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, Víctor Alvarado Guzmán, denunció que mientras la compañía AES desafía al gobierno y a la JCA, acude ante la Autoridad de Energía Electrica (AEE) y la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), junto con su socio Fluence, para que le compren placas solares y baterías.

“AES lleva 16 años contaminando nuestro ambiente y afectando la salud de las personas, y ahora intenta lavarse la cara a través de sus socios Fluence y Siemmens. Pretende dejarnos la contaminación y nuevamente agenciarse millones de dólares a través de contratos y negocios con el mismo gobierno que ellos no respetan”, argumentó Alvarado Guzmán.

El activista ambiental reclamó que “Fluence y AES se comprometan a clausurar su sucia y contaminante planta de carbón, que remuevan el vertedero de cenizas que tienen en sus terrenos y que paguen por el daño ambiental que han causado y el impacto a la salud de la gente en Puerto Rico”.

Alvarado Guzmán afirmó que las comunidades no soportan nueve años más de quema de carbón de AES.