Ex asesor de la Fortaleza recibió trato preferencial para Beca Presidencial

Contrario a lo que ha expresado públicamente sobre su beca presidencial, el licenciado y ex asesor de la Fortaleza, Arturo Ríos Escribano, sí recibió información antes de que se abriera oficialmente el proceso para solicitar Becas Presidenciales en la UPR de mano del Rector del Recinto de Rio Piedras y otros funcionarios universitarios.

“Esta Comisión entiende que en el caso de la Beca Presidencial para el Licenciado Arturo Ríos Escribano, también se cometieron severas irregularidades”, explica el informe.

De hecho, el informe detalla como el Rector Severino sostuvo una reunión con Rios Escribano para dialogar sobre el programa de Becas Presidenciales, meses antes de que se hiciera oficial la convocatoria. Acto que motivó al licenciado a comenzar a realizar los procesos correspondientes para la obtención de la exclusiva ayuda.

Severino y Ríos Escribano se conocían previamente porque ambos trabajaron como asesores en la Fortaleza bajo la administración de Alejandro García Padilla.

Chequea extracto del documento

screenshot20160707at75413pm-3364046b8bd8a4b7a92d8c945bdf97af.jpg

El documento recoge instancias donde claramente manos ajenas y con poder en la Universidad presionaron a funcionarios para beneficiar a Arturo Ríos. 

“La doctora (Palmira) Ríos se sinceró y admitió que se habían recibido presiones a favor de Carlos Pagán y Arturo Ríos y que éstos no obtendrían plazas si competían por las plazas”, detalla el informe sobre la recomendación que hiciera el Instituto de Relaciones del Trabajo, sin seguir las reglamentaciones sobre personal, para tratar de garantizarle una plaza a Ríos, uno de los requisitos de la exclusiva Beca.

De hecho, cartas en poder del Comité enviadas por la Decana Ríos a la decana de Ciencias Sociales, Dagmar Guardiola detalla como se creó una plaza docente para el Instituto de Relaciones del Trabajo y como esta no era necesaria hacer la convocatoria para la plaza porque era un compromiso institucional con el candidato de la Beca Presidencial.

Según el informe, esta recomendación se hizo sin consultar al Comité de Personal de la Facultad para que evaluara a Ríos Escribano previo a la otorgación de la Plaza. 

“El director interino del Instituto de Relaciones del Trabajo decidió perseguir su propio camino y solicitar para su pupilo favorito la posición del IRT, esta vez por medio de la Beca Presidencial.  Así para el año 2016-2017 y tan pronto supo que las plazas estarían disponibles, Medina modificó la solicitud de plazas, con el resultado que se solicitaba una sola plaza probatoria y, a su vez, una plaza que atendiera específicamente las necesidades que podía llenar el candidato Ríos Escribano con la Beca Presidencial”, asevera el informe.

El informe fue mas allá y concluyó que se le ofreció un trato de privilegio a Ríos Escribano cuando se le dejó que llenara fuera de término y a toda prisa su solicitud para al ayuda y de paso tramitarle de forma acelerada el pago de su exclusiva beca sin cumplir con las reglamentaciones vigentes de la Universidad.

Una vez trasciende públicamente la información sobre posibles irregularidades en la otorgación de su beca presidencial, el licenciado Ríos Escribano llamó al Decanato de Ciencias Sociales e hizo claro que su contrato de Beca Presidencial no comprometía plaza alguna e indicó que estaba en condiciones de competir en una convocatoria por la plaza docente.

Lee aquí los hallazgos sobre la Beca a Arturo Ríos Escribano