Estudio realizado en Australia asegura marihuana no es tan buena na' pa' la depresión

Un estudio desestima los beneficios del uso medicinal de esta planta en personas con depresión o ansiedad.

Investigadores de Centro Nacional de Investigación sobre Drogas y Alcohol de la UNSW Sydney, Australia, creen que el uso medicinal de la marihuana está sobrevalorado. Su hipótesis se basa en la revisión sistemática de ensayos, durante casi 40 años, que demostraron que los riesgos son mayores a los beneficios en el tratamiento de enfermedades mentales.

Los resultados, publicados en la revista Lancet Psychiatry, destacan que el uso de esta planta exacerba los síntomas en personas que sufren de depresión, ansiedad, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), síndrome de Tourette, trastorno de estrés postraumático (TEPT) y psicosis.

Tras analizar 83 estudios, donde participaron a 3.000 pacientes, comprobaron que el efecto positivo fue escaso. Explican que existe “evidencia de baja calidad” de que el Tetrahidrocannabinol (THC) sea útil para personas con esclerosis múltiple o dolor crónico, que además sufría ansiedad.

“Esta investigación sugiere que el consumo de marihuana puede aumentar la aparición de depresión, ansiedad y síntomas psicóticos”, reza el artículo firmado por la profesora Louisa Degenhardt, como autora principal.

Las limitaciones de la marihuana

Para Degenhardt es vital divulgar los resultados de su estudio en países como Australia, Estados Unidos y Canadá donde se les suministra marihuana medicinal a estos pacientes.

“En países donde los cannabinoides medicinales ya son legales, los médicos y los pacientes deben conocer las limitaciones de la evidencia existente y los riesgos”, dice.

Considera que “aquellos que decidan proceder, deben ser monitoreados cuidadosamente para detectar efectos positivos y negativos en la salud mental del uso de la marihuana medicinal”.

Y además cree que “hasta que la evidencia de los ensayos controlados aleatorios esté disponible, no se pueden elaborar directrices clínicas sobre su uso en los trastornos de salud mental”.