Estos comerciantes boricuas quieren recoger firmas para quitar derechos laborales

Dos pequeños comerciantes de Caguas, Ramón Díaz, y Luquillo, Juan Colón, anunciaron hoy que se proponen recoger firmas entre sus colegas para impulsar la aprobación cuanto antes de la Reforma Laboral en la Cámara de Representantes para estimular la contratación de nuevos empleados.

La idea es aunar esfuerzos en este sentido con trabajadores de la industria privada, se dijo en declaraciones escritas, para que se sancione el proyecto de la Reforma Laboral lo antes posible para facilitar la contratación de empleados para llenar las necesidades de trabajo que existe en muchos sectores de la Isla.

“Soy dueño de un pequeño colmado en Caguas y tengo la necesidad de contratar más personal, pero la burocracia y algunos factores, como son los pagos de tantas cosas asociados al trabajador, me tiene atado de manos”, comentó Ramón Díaz, dueño de un pequeño colmado en Caguas.

Agregó que “la realidad es que como están ahora, las leyes laborales imposibilitan que comercios pequeños, de entre 3 a 10 empleados, puedan expandirse” en momentos en que Puerto Rico sufre los estragos de la peor recesión económica.

En tanto,  Juan Colón, administrador de una pequeña tienda especializada en el área de Luquillo, recalcó que el gobierno ató las manos de la contratación de nuevo personal en la empresa privada con tanta burocracia.

“Estamos listos para contratar a por lo menos dos personas más, la razón que me detengo es la enorme cantidad de cosas que tenemos que pagar, fuera de la nómina y los seguros pertinentes, para ello”, dijo.

Colón aclaró que “me refiero a los muchos días por enfermedad y vacaciones que tenemos que pagar. Somos un negocio familiar en donde cerramos casi todo el mes de julio, sin embargo, tengo que pagarle días por vacaciones, aunque no los acumulen, eso encarece la nómina y evita que contrate más personas”.

“De hecho, se nos han acercado personas para trabajar que no quieren que se les deduzca nada que no sea contribuciones y seguros. Claro, nosotros estamos en ley y eso no se hará, pero eso demuestra la desesperación de la gente por un trabajo y nosotros queremos dárselo”, afirmó el administrador.

Ambos pequeños comerciantes anunciaron que desarrollarán una campaña de recogido de firmas a favor de la medida, la cual esperan que la Cámara de Representantes apruebe esta misma semana y se convierta en ley pronto.

“Estaremos llevando el mensaje a todos los rincones de la Isla sobre la importancia de esta acción, de atemperar las leyes a la realidad que vivimos. Esta ley es una herramienta de creación de empleos, pero por razones políticas, grupos y partidos la han atacado solo para escuchar su voz en los medios, la realidad es que si se van a crear empleos”, según Díaz.

El empleado de servicios Juan Pérez, vecino de Toa Alta, solicitó al presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, de quien dijo siempre ha luchado por los derechos del trabajador, que se acelere la aprobación del proyecto de reforma laboral.

“Con esta reforma estaremos en mejor posición para que el patrono cree los empleos que necesitamos; por eso apoyamos a Johnny Méndez en toda gestión conducente a garantizarnos trabajo y fomentar el desarrollo económico de Puerto Rico”, insistió Pérez, empelado de una oficina de servicios en San Juan.