Este mamut murió hace 10 mil años y así fue encontrado en Siberia

En el lado Pechenelava-To, en la provincia de Yamal, fueron hallados los restos del mamut lanudo. Algunas de sus partes todavía tenían piel en los huesos.

En el limo de un lago siberiano, al norte de Rusia, un grupo de científicos realizó un hallazgo impresionante. Se trata de algunas partes de un mamut lanudo, de las cuales algunas todavía están muy conservadas. Los expertos manifestaron que este animal podría tener, al menos, 10 mil años de muerto. El descubrimiento se dio el mes pasado, sin embargo, hasta la fecha, han logrado sacar el 90% del esqueleto.

Este trabajo de investigación está a cargo del Centro Científico para estudios árticos. Y dos son los datos que más impresionaron a los expertos. El primero tiene que ver con el tamaño gigantesco que tenía el animal en vida. El cual, según las mediciones de sus restos, sobrepasaba los tres metros de altura.

Pero el segundo dato, es lo que más asombra y genera bastante material para el objeto de estudio. De sus cuatro patas, uno trasero y otro delantero, todavía conservaba la piel y la carne unida a los huesos. Esto a pesar de que los cálculos de los científicos, sobre este mamut, determinan que tiene alrededor de 10 mil años en las profundidades de este lago. Obviamente esta región, ha visto como las temperaturas han aumentado los últimos años a causa del efecto invernadero. Lo que da como resultado estos impresionantes hallazgos.

Mamut

Las características del Mamut

El descubrimiento fue realizado por el científico Konstantin Tadibe, es por ello que este mamut fue bautizado con el nombre de Tadibe. Al momento de su muerte, el mamut tenía entre 15 y 20 años de vida. Además de las condiciones que sufre la región de Siberia, por el deshielo del permafrost ártico, esta zona está sometida a incendios forestales. Razones que se suman a la explicación de la aparición de los restos de este mamífero.

Además de los huesos y dos de los cuatro pies conservados, Evgenia Khozyainova, experta del Museo Shemanovsky, resaltó otras partes importantes. "También tenemos sacro con vértebras adyacentes, incluida la cola preservada con tendones y un gran pedazo de piel", dijo, según reseñó el Daily Mail.

El mamut no registra señales de ataques por parte del hombre prehistórico. Y las partes conservadas entregarán información sobre la dieta que llevaba el animal y el polen de las plantas de entonces, en nuestro planeta.

Mamut