Estados siguen pasando leyes para prohibir servicios a gays

El Comité General del Senado de Carolina del Sur inició hoy las discusiones sobre un polémico proyecto de ley que exige a las personas transgénero usar los baños en sitios públicos de acuerdo a su certificado de nacimiento.

La ley SB1203, patrocinada por el senador republicano Lee Bright, que también propone derogar normas de gobiernos locales contra la discriminación basado en la identidad de género, tuvo hoy su primera audiencia en la que se escucharon testimonios a favor y en contra de este proyecto.

"Todos miran lo que está sucediendo en Carolina del Norte y su impacto negativo en lo económico. También, la gobernadora Nikki Haley expresó su oposición a este proyecto de ley", dijo a Efe Iván Segura, dirigente hispano de Carolina del Sur.

No obstante, este estado no es el único que sigue los pasos de Carolina del Norte, ya que también en Tennessee llevan dos medidas, una aprobada por la Asamblea General y otra que revivió la Cámara de Representantes y tienen como blanco a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero (LGBT).

giphy71-cd871e0eb459e37e6300ccc025c42b9f.gif

La primera iniciativa, HB1840/SB1556, patrocinada por los legisladores republicanos Dan Howell en la Cámara de Representantes y Jack Johnson en el Senado, permitiría a los terapeutas o consejeros rechazar clientes homosexuales basados en sus creencias religiosas.

Esta medida ya se encuentra en el escritorio del gobernador republicano Bill Haslam.
En un comunicado, la Asociación Americana de Consejería condenó la propuesta calificándola de "golpe no deseado e innecesario a la profesión" y advirtió que el proyecto de ley de Tennessee "esencialmente permite la discriminación y tendrá un efecto perjudicial sobre un sinnúmero de personas que buscan servicios de salud mental y física".

Por su parte, la representante republicana Susan Lynn, revivió el proyecto de ley HB2414/SB2387 que requiere que las escuelas públicas exijan a los estudiantes utilizar los baños y otras instalaciones acorde con lo establecido en su certificado de nacimiento.

No obstante, mientras las voces que condenan este iniciativa se multiplican, el Senado continúa analizando la opinión del procurador general Herbert Slatery que dice que Tennessee perdería fondos federales al entrar en conflicto con el Título IX de las enmiendas de Educación de 1972.

JoDee Winterhof, vicepresidente de Asuntos Políticos de la Campaña de Derechos Humanos (HRC), pidió a los legisladores de Tennessee prestar atención a la advertencia de Slatery.
"Esta es una legislación discriminatoria y el estado va a poner en peligro la financiación federal, crucial para las escuelas públicas", concluyó.