¿Es malo molestarse?

Sobre el microfonazo de Ozuna...

Vivimos en una época donde cualquier cosa es motivo para enojarse, y pensarán "ahora este se cree que es humortivador", pero no, esta vez les quiero hablar del incidente que tuvo Ozuna en New Jersey, donde agredió con un micrófono a un personal de seguridad del lugar. Según el artista, le faltaron al respeto y esa fue su reacción. Luego del altercado, el artista se disculpó en su cuenta de Twitter y dejo claro que no deben confundir la humildad con la cobardía.

¿Estuvo mal su reacción? ¡Claro que no! Supuestamente el guardia de seguridad ofendió a su señora madre. Y que nadie se meta con la madre de un boricua porque se nos sale lo de calle, aunque nos asustemos al ver una cucaracha volando. Aquí el problema es que Ozuna es artista, y si mezclas un artista con una situación incomoda (añádanle que todos tienen celulares y redes sociales) pasa esto. Ódienme si quieren, pero a la gente se le olvida que uno sigue siendo un ser humano, que se molesta, le da hambre, calor, en fin no por ser artista te conviertes en un superhéroe que no siente ni padece.

Hablemos de otros artistas que han reaccionado peor que ‘El Negrito de Ojos Claros’:

¿Cómo olvidar el berrinche que hizo J Alvarez en las patronales de Las Marías?

¿Contaron cuantas veces dice cabr^&* y todas el reguero de malas palabras que dijo?

El rey de los botellazos y papelones en tarima con una estatura de 4’11, Austin Santos, a demostrado que no importa el tamaño a la hora de explotar en tarima y que tiene más rabia que un chiguagua. Veamos dos o tres de sus rabiestas.

En este video vemos como ya en una primera ocasión tiran una botella y no logran darle, Arca con su diminuta, pero imponente estatura está al pendiente hasta que… ¡BOTELLAZO EN LA CARA!

La Maravish deja en ridículo a su corista

Papi Arca es drama y por eso decidió ridiculizar a sus corista durante una presentación.

Para acabar con este pequeño ser de luz, aquí está el mágico momento en el que insulta a una fanática por tocarle el pene

¿A qué quiero llegar con todo esto? Todos tenemos un límite al igual que todos estos artistas; y esta vez le toco a Ozuna sacar la ira a pasear y créanme no será la última. Dejen ya al chamaquito quieto, que al contrario de los que comenzaron con él, Ozuna está creciendo como la espuma y le faltan muchos malos ratos por vivir.