“Error 404: Internet No Encontrada” y otras Historias de Horror Neo-Carpenterianas

 

Estos últimos tres meses, Puerto Rico ha vivido una situación única que nos ha llevado a ver las cosas desde una perspectiva ultra realista. La falta de servicios como agua, luz y teléfono nos ha hecho apreciar las comodidades que ofrece este siglo y la promesa primer-mundista del desarrollo.

Nunca pensamos que nuestro país fuera vulnerable al tipo de desastre que sacude la base de lo que llamamos nuestra realidad hasta sentir que no tenemos suelo para pararnos. Y lo que hemos aprendido de este suceso es que la peor clase de tragedia es aquella causada por la ignorancia humana.

funnyinternetanimatedgif25-90c556c7a09cdc39a43888c65bd2e2ba.gif

Hablando de ignorancia, y de cómo evitar tragedias, es hora de discutir cómo el colapso de las comunicaciones tras el Huracán María contribuyó a que la respuesta de emergencia en Puerto Rico fuera no sólo tardía, sino también abismal. Como teníamos servicio de Internet y celular todos los días, nunca imaginamos lo importante que sería esta utilidad pública en una situación tan precaria como es el periodo pos-tormenta de vientos de 200 km/h. La infraestructura de telecomunicaciones de nuestra isla simplemente no tuvo oportunidad.

La invención del World Wide Web (el internet, por si no sabes lo que es), aunque sea difícil de creer, ha catapultado el progreso tecnológico y hasta la evolución de nuestra especie. La persona que trajo al mundo esta maravillosa idea, Tim Berners-Lee, no se benefició económicamente ni se enriqueció con esta tecnología; él simplemente se la dio gratis al mundo como el regalo que es.

whentheinternetisdowno287105-79d96e00ff80d64b47cf2bb44d555d0e.gif

Y treinta años después, ya para muchos el Internet es una necesidad. Es mucho más que un servicio que te ofrecen proveedores como AT&T, Comcast y Verizon; el Internet, como el agua y la electricidad, es una utilidad por el hecho de que se ha convertido en una parte esencial de nuestro día a día.

¿Te imaginarías cómo sería nuestra existencia en el siglo XXI y el planeta tierra sin el Internet? Asusta el sólo pensarlo, ¿no? Es tan inconcebible cuestionar este paradigma, que el hacerlo podría llevar a un ataque de pánico o alguna otra clase de crisis (como la existencial). Si estás sintiendo ansiedad ahora mismo al pensar en un mundo sin Internet, prepárate para sentir claustrofobia mental. Existe una guerra secreta entre los Grandes Intereses y los defensores de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos de América, y el codiciado botín es la web.

120831512541tdy120828internetstalking01blocksdesktoplarge-3bc4b4ab3db624ff70d01097cf95d265.jpg

Créelo o no, el Internet ha estado bajo ataque desde sus inicios por el hecho de que ha democratizado el acceso a la información. Lamentablemente, hay personas y facciones (wannabes del Soup Nazi del show de TV, Seinfield, “No Internet for you!”) que desean monopolizar y limitar nuestra habilidad de acceder este intangible e infinito universo de data, el tapiz construido en ceros y unos que buscan deshilar.

Hoy, 14 de diciembre de 2017, se libra otra batalla, esta vez bajo la administración del Presidente Trump, para acabar con el Internet como lo conocemos. Un mundo de información se nos hará cada vez más pequeño y más difícil de navegar si la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) aprueba la medida de la apodada &#39Net-Neutrality&#39, que derogaría la única regulación que limita el poder de las grandes compañías de telecomunicaciones de destruir el libre acceso al Internet.

internetdown-9b052cad79b7437a96ebf1e30d1df4f0.jpg

El nuevo presidente de la FCC y ex-empleado de Verizon Wireless, Ajit Pai, tiene como misión ganar esta guerra a como dé lugar. Eso definitivamente está claro. El infame über-bürokrat espera que la agencia vote hoy para desmantelar las regulaciones que mantienen a la red neutral y que prohíbe a los proveedores de servicios de Internet (ISPs) bloquear o cobrar más a los sitios web por una entrega de mayor calidad a los consumidores.

Como si fuera un villano de película de horror de John Carpenter, el prototípico jefe ejecutivo slash secuaz corporativo busca masacrar todo lo que se interponga en su camino y le impida lograr sus nefarios propósitos.

Su victoria marcaría otro triunfo para la administración de Trump, de deshacer toda legislación pasada por Obama. Esto se sumaría a otras cosas que ya ha logrado: más fusiones monopolísticas de corporaciones mediáticas, restricciones a programas de subsidios para que familias de bajos ingresos tengan Internet de alta velocidad, y aumentos inauditos de tarifas de Internet de banda ancha a clientes comerciales.

internetylamemoria-ca2174a19ecb011aa2a2c3ff4a20272e.jpg

Los medios no han hecho mucho por concientizar a los usuarios boricuas de Internet sobre lo que está en juego, y lo que están a punto de perder. Quizás pensamos que como no tenemos voz ni voto en el congreso de EEUU, no podemos abogar por la Neutralidad de la Red ni ser parte de la lucha para mantener este servicio accesible y asequible para todos. Por supuesto que no podremos hacer nada si mantenemos esa mentalidad. Y la ironía de todo esto es que en línea todos somos iguales y tenemos la misma habilidad de expresarnos y hacer correr la voz (o el grito de alerta) sobre lo que está pasando.

Sólo digo, no tenemos que ser parte de la familia Kardashian para romper el Internet. Podemos unirnos a la protesta escribiendo al FCC y llamando a Jenniffer González, nuestra representante en el Congreso, al (202) 759-7766 para expresar nuestra oposición a la derogación de la Neutralidad de la Red. Si algo ha hecho el Internet por nosotros los humanos es que nos ha empoderado y ha amplificado exponencialmente nuestra habilidad de expresarnos y comunicarnos.

No dejes que el Internet sea una de las cosas que el ser humano lleve a la extinción en el Antropoceno. La única forma de ser héroes aquí es ponernos las gafas de la realidad como Roddy Piper en They Live y no dejarnos victimizar como el personaje de Jamie Lee Curtis en Halloween. Los villanos carpenterianos quieren dominar y protagonizar en la narrativa de esta saga y no los podemos dejar.