En ruta la Reforma Universitaria propuesta por Estadistas

¿Recuerdan cuando el gobierno del PPD cambió la Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) por una Junta de Gobierno? Pues algunos universitarios, identificados con el movimiento estadista, ya enfilan sus cañones para retomar el poder que les fue arrebatado hace unos años. Estos se proponen enmendar la Ley de la UPR para modificar algunos foros de gobernanza dentro de la institución.

La primera propuesta es cambiar la Junta de Gobierno actual por una Junta de Directores. Al ver los detalles de la misma, se puede notar que la composición no cambia. Al parecer, el interés de la misma es sacar a los miembros nombrados por el PPD y sustituirlos por funcionarios afines con el PNP. Esto fue lo mismo que hizo el presente gobierno con la Junta de Síndicos.

Junta de Gobierno (actual) Junta de Directores (propuesta)
Funcionarios nombrados por el Gobernador 9 9
Docentes 2 2
Estudiantes 2 2
Total 13 13

 

Sin embargo, esto no queda ahí. El proyecto también incluye modificar estructuras como la Junta Universitaria y los Senados Académicos. Sobre la primera, se propone achicar su composición, reducir la representación de los docentes y los estudiantes, y cambiar sus funciones radicalmente. En vez de tener el nombre de “Junta Universitaria”, se conocería como la “Junta Asesora”. La idea es que este cuerpo se reúna menos y que sea solamente un cuerpo consultivo del Presidente de la Universidad.

Junta Universitaria
(actual)
Junta Asesora
(propuesta)
Presidente de la UPR 1 1
Funcionarios nombrados por el Presidente 4 7
Rectores 11 11
Profesores 11 2
Estudiantes 11 2
Total 38 23

 

En cuanto a los Senados Académicos, actualmente cada recinto establece cómo estarán compuestos estos foros. La representación estudiantil y docente varía en cada unidad. Los “Universitarios Estadistas” sugieren cambiar la composición, modificando la Ley de la UPR, con el fin de que haya solamente dos estudiantes y se reduzca sustancialmente la cantidad de miembros que forman parte de este cuerpo. Además, promueven que se cambie el nombre a los Senados Académicos y que estos se conozcan como “Juntas Académicas”. Por otro lado, se propone que estos cuerpos sean presididos por los Decanos de Asuntos Académicos de cada unidad en vez de ser dirigidos por los rectores (como es en el presente).

Como pueden notar, este proyecto pretende cambiar las estructuras universitarias con el fin de alterar la gobernanza. Los cambios mencionados apuntan a: (1) tomar el control de la institución; (2) reducir la representación estudiantil y docente en los distintos cuerpos de gobernanza; y (3) cambiar las funciones de varios foros para darle más poder a la propuesta Junta de Directores.

Dejando a un lado las críticas que pudieran surgir a lo propuesto por este grupo de universitarios, es importante destacar que el proyecto tiene algunas carencias respecto a cómo atender varias situaciones en la UPR. Por ejemplo, no se menciona nada de la fusión de funciones administrativas y la eliminación de duplicidades. Al contrario, se plantea la creación de un Provost o Director Ejecutivo. En otras palabras, la medida no considera consolidación de puestos administrativos, ni de facultades, ni de escuelas o departamentos. En este renglón es que hay muchas ineficiencias en el sistema.

Tampoco se consideran medidas de transparencia y rendición de cuentas. Todo lo contrario, al reducir la representación de docentes y estudiantes en los cuerpos de gobernanza, se abona a que haya un menor flujo de la información. Es más, me sorprende que no hayan considerado la eliminación de ciertas estructuras. Uno de los problemas que existe actualmente es que la institución se tarda demasiado en aprobar o enmendar programas académicos. Esto sucede porque cada propuesta que se considera tiene que pasar por el crisol de varios foros de gobernanza antes de llegar al Consejo de Educación de Puerto Rico (CEPR). La propuesta tampoco atiende esta situación ya que se limita a cambiar la composición de los cuerpos ya existentes.

Por esa misma línea, hay que mencionar que la propuesta no atiende uno de los señalamientos mencionados por la Association of Governing Boards (en un informe que fue sometido a la Junta de Gobierno durante el mes de enero). En los Estados Unidos de América la mayoría de las instituciones de educación superior aprueban programas sin la necesidad de ser avalados por lo que equivaldría al CEPR de cada estado. Algo que podría ser una medida de consenso entre los universitarios es remover al CEPR del proceso para la creación y modificación de programas académicos en la UPR.

En fin, la discusión de la reforma universitaria es un tema que levanta pasiones dentro de la UPR. Como he mencionado anteriormente, la mayoría de los universitarios quiere una reforma. Las disputas surgen cuando se consideran las propuestas específicas. Algunos se muestran a favor de democratizar los procesos de toma de decisiones. Otros entienden que los administradores están para administrar, los profesores para enseñar y los estudiantes para estudiar (parafraseando al doctor Jaime Benítez).

Por mi parte, entiendo que la propuesta solamente contribuye al cambio de color dentro de la institución. Es otro intento de tomar el control y reducir la influencia de los universitarios en la toma de decisiones.

—-

Ver Documento de trabajo Estadistas Universitarios