Emotiva inauguración al Festival de la Palabra

Por: Némesis Mora Pérez / Festival de la Palabra


Era viernes en la noche y el Conservatorio de Música de Puerto Rico estaba rodeado. Habían lectores fieles, lectores primerizos, colegas de antaño, nuevos amigos, adictos a la literatura, escritores locales y escritores internacionales. Cuando se hicieron las 7:30 de la noche, ya todos esperaban por la inauguración del Festival de la Palabra en la sala Jesús María Sanroma. Ninguno quería perderse la dedicatoria a la escritora y cuentista Tina Casanova. Tampoco el reconocimiento Premio Nuevas Voces a los escritores puertorriqueños Tere Dávila y Juanluís Ramos.

Dedicatoria a Tina Casanova

“¡Me siento como Ricky Martin!”, dijo Tina Casanova tan pronto pisó la tarima. Llevaba puesta una sonrisota y una estola de gratitud ante el homenaje por su trayectoria literaria durante el Festival de la Palabra, actividad que estará corriendo durante este fin de semana entre el Conservatorio de Música y la YWCA de Puerto Rico.

tinacasanovayencargadadeedicionessm-b6eb13820230f2be446aba2424cca540.jpg
TIna Casanova recibe homenaje. (Foto: Kendra Valentín)

Neeltje Van Marissing Méndez, coordinadora general del Festival, estuvo a cargo de ofrecer el mensaje oficial de reconocimiento a Tina y la describió como “una mujer incansable” e imparable. Además Ediciones SM, uno de los auspiciadores del Festival, no dudó en prepararle a la escritora homenajeada un cariñoso mensaje acompañado por una secuencia de fotos. A los presentes se les inflaba el pecho y a Tina también.

Y cómo no sentir orgullo si la escritora, nacida en Ciales, logró que su libro infantil “Pepe Gorra”  sobrepasara las 58,000 copias y que formara parte del currículo en las escuelas públicas del país. Además, lleva 18 años con el proyecto “Leer para crecer”, donde ofrece talleres y lectura de cuentos libre de costo a niños y jóvenes en diferentes escuelas públicas y privadas del país. Su esposo Sigfredo Rodríguez, quien chistosamente se hace llamar “Don Tino el de Tina”, la acompaña en esta travesía educativa. El programa impacta alrededor de 70 escuelas y colegios al años. Tina también cuenta con más de 10 novelas históricas publicadas y más de ocho libros infantiles.

La primera novela que publicó fue “Sambirón” a sus 40 años. Anterior a esto, Tina fue artista plástico, secretaria y costurera. De hecho, llegó a tener más de 60 clientas como costurera, muchas de ellas empleadas de una reconocida universidad privada, donde años después ofreció una charla de historia y literatura por su libro “Sambirón”.

neeltjevanmarissing-e3bb05f1749091bb84887687a6f64413.jpg
Neeltje Van Marissing (Foto: Kendra Valentín)

“Las muchachas me miraban y me decían &#39yo a ti como que te conozco, no sé de donde pero la conozco’. Al rato viene una de ellas y me pregunta &#39¿pero usted no tiene una hermana que cose?’ Y yo le contesté &#39yo soy esa hermana’”, confesó Tina en una entrevista a parte.

Luego de que el fotógrafo y director del programa de cine del Festival de la Palabra, Alonso Sambolín, le entregara a Tina una hermosa fotografía a modo de homenaje, la escritora no titubeó en reconocer la importancia de que se llevara a cabo el Festival de la Palabra en el momento que más falta hace.

“Este Festival lo necesitamos como pueblo… Muchas gracias, muchas gracias”, afirmó con emoción Tina Casanova tras dedicarse el Festival de la Palabra en su honor.

Los Premios Nuevas Voces

El escritor y encargado del programa general del Festival de la Palabra, Alejandro Álvarez Nieves, presentó durante la inauguración del evento a los escritores emergentes galardonados con el Premio Nuevas Voces. Tanto Tere Dávila como Juanluís Ramos estaban presentes y agradecidos con el reconocimiento.

premionuevasvoces-a836348ac417293f5cfd49f54472df73.jpg
Premio Nuevas Voces (Foto: Kendra Valentín)

Álvarez Nieves se refirió al escritor Juanluís Ramos como una de las voces más novedosas de su generación que “refleja el sentir de una persona criada para la década de los 90”. Juanluís cuenta con dos publicaciones: “Reyerta TV” y “ShadowPlay”.

Al hablar sobre Tere Dávila, el moderador describió su estilo literario como uno que da nuevas dimensiones al humor y a lo macabro. Su novela más reciente, “Nenísimas”, galardonada por el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), se presentó hoy por primera vez en el Festival de la Palabra. De hecho, su libro “Aquí están las instrucciones” también ha sido premiado por el ICP.

Al finalizar el reconocimiento, ambos escritores ofrecieron un breve discurso en agradecimiento. Cuando le tocó el turno a Juanluís, ocurrió lo que muchos no esperaban. El escritor se robó el show al culminar su mensaje citando al cantante boricua Tego Calderón con un “gracias puñeta, gracias”. 

Reconocimiento a voluntarios

Más de 10 voluntarios fueron llamados por Awilda Cáez, maestra de ceremonias del Festival, para subir a tarima como parte de los reconocimientos que se llevaron a cabo durante la inauguración del Festival. Pero dos de ellos fueron los homenajeados especiales por su dedicación y trabajo desde el 30 de septiembre cuando el equipo del Festival de la Palabra decidió salir a la calle para ofrecer talleres de escritura y llevar suministros a las escuelas públicas de la Isla.

awildacaezdefondo-dd7756a889a4a85c94feb09cdd09d951.jpg
Awilda Cáez y Mayra Santos (Foto: Kendra Valentón)

La escritora y directora ejecutiva del Festival, Mayra Santos-Frebres, destacó la labor de Eugenio Gil de la Madrid y Miramar Méndez. Ambos se llevaron consigo la antología “Cuentos de Huracán” a presentarse el domingo a las 4:00 de la tarde en el Conservatorio de Música.

Con un taco en la garganta, Santos-Ferbes confesó que el equipo del Festival logró impactar sobre 9,639 personas desde el mes de septiembre e hicieron entrega de más de 4,000 libros. También agradeció a los presentes por su presencia y por siempre apoyar el evento literario y cultural.

“En octubre esto viene más duro, más grande e internacional”, aseguró Mayra, seguido de una fuerte ovación, sobre los planes para el próximo Festival de la Palabra.

Una vez culminada la actividad de inauguración, todos salieron satisfechos a los alrededores del Conservatorio. Parecían estar convencidos del poder de las letras y, claro está, el de la literatura puertorriqueña. Mientras que algunos se fundían en un abrazo, otros no perdían tiempo y coordinaban qué presentación o película no se perderían del variado programa de actividades con el que cuenta el Festival de la Palabra.