Emigración de boricuas amenaza la recuperación económica

La creciente emigración de puertorriqueños, que en 2015 se saldó con un balance migratorio de 64.000 personas, amenaza la recuperación de la isla caribeña, sumida desde hace más de una década en una profunda crisis económica.

tumblrmvl9lgzunf1spl3lco1500-63e8ea2b52e34185cff4b8c589d35c71.gif

Demógrafos y economistas coinciden hoy en declaraciones a EFE que los datos del Censo de Estados Unidos para 2015 publicados este jueves, que indican que en ese año emigraron a EE.UU. 89.000 personas frente a las 25.000 que regresaron (balance migratorio de 64.000), confirman una tendencia de los últimos años que en nada beneficia a la economía local.

Raúl Figueroa, uno de los demógrafos más reconocidos de Puerto Rico, dijo hoy a Efe que en su opinión esta tendencia de la población de la isla de buscar mejores condiciones de vida en Estados Unidos se prolongará al menos durante los próximos 2 o 3 años.

moneypit-4c44b2cf66b3dfa41e9e779046aa41c5.gif

"Esperábamos unos datos como los que ha publicado el Censo de Estados Unidos para 2015", dijo el demógrafo, que atribuyó la salida sin freno de puertorriqueños al alto desempleo, la mala calidad de vida, la incertidumbre por el futuro y un repunte de la criminalidad, que en los últimos años había mostrado una tendencia a la baja.

"La emigración tiene una repercusión importante en la economía local", subrayó Figueroa, para quien lo más grave es que buena parte de las personas que dejan la isla son jóvenes en plena edad productiva que, entre otras cosas, dejan de contribuir con sus impuestos a las arcas puertorriqueñas.

giphy14-76b688ffb160a9a38d551cc8d9298e29.gif

El demógrafo resaltó que uno de los principales factores es la incertidumbre sobre el futuro, a la que contribuye la Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el Congreso en Washington y creada bajo la ley Promesa para atender la crisis de Puerto Rico que controlará a las autoridades locales y que se espera traiga nuevos recortes sociales.

El profesor de Economía de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico Santos Negrón señaló a Efe que una de las principales consecuencias de la emigración hacia EE.UU. es la reducción de la base tributaria, lo que se traduce en menos dinero para el Gobierno, algo que repercute finalmente en los servicios prestados a los ciudadanos.

"La emigración provoca que los problemas continúen acentuándose al causar que menos cantidad de personas pague impuestos", sostuvo el economista y antiguo jefe de Análisis y Estudios Económicos del estatal Banco Gubernamental de Fomento (BGF).

giphy13-c7579b77e495e5124773e71aedaaebb7.gif

Negrón destacó que lo peor de la situación es que "no se ve la recuperación en el horizonte" y que ante ese panorama económico no se vislumbra un cambio en la tendencia migratoria.
Para el economista la caída de la productividad y el alza del empleo son los retos primordiales que deberá afrontar el nuevo gobierno que salga de los comicios del próximo 8 de noviembre.

El gerente de Proyectos Estadísticos del Instituto de Estadísticas, Alberto Velázquez-Estrada, apuntó en el comunicado de la entidad divulgado el jueves que el alto volumen de la emigración neta confirma que continúan siendo más fuertes los factores de empuje de la población sobre aquellos que la atraen.

Sostuvo que la escasez de oportunidades de trabajo y las expectativas de una mejor calidad de vida fuera, apoyados por el hecho de que los puertorriqueños cuentan con pasaporte estadounidense por ser la isla un Estado Libre Asociado a EE.UU., provocan que los ciudadanos de las isla opten por hacer las maletas.

bd1b530a0dab48df9a1ecee3d2928adb-e0f867ecba9ff9d6a513f88f1dd794c6.gif

El Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, tomando como base datos del Censo de Estados Unidos, informó de que en 2015 emigraron a EE.UU. 89.000 personas frente a las 25.000 que regresaron a la isla desde el país norteamericano, lo que supone un balance migratorio de 64.000.

Puerto Rico ha perdido en la última década cerca del 10 % de su población en lo que es considerado el proceso migratorio más importarte de su historia, superior, incluso, a "la Gran Migración" de los años 50, según datos del Instituto de Estadísticas.

El gran desarrollo económico vivido entre finales de la década de los 50 y mediados de los 70 del pasado siglo facilitó el retorno de población, una tendencia que cambió bruscamente con el inició de la actual crisis en 2006.