Elga recordó a Elliott en Ponce... "Su evento eran las Justas"

PONCE – Hace 20 años Elga Castro no era testigo presencial de unas justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI). No obstante, la hija de la leyenda, Elliott Castro, regresó al óvalo del estadio Francisco &#39Paquito’ Montaner en Ponce para recibir la dedicatoria del evento en honor a su padre, fallecido el verano pasado a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio.

Elliott fue un amante del atletismo y uno de los fieles al deporte universitario. Y chacho, colegial de pura sepa.

screenshot20170723at14452pm1200x800-fe1a2d9d1cf0e868b5b572e8c8f5dcca.jpg
Elliott Castro

“Yo era jerezana y él era colegial. Esta era la semana de él vestirse de verde en casa y yo de rojo para la guerra campal. Todo el que conocía a papi sabe que se emocionaba con los Juegos Olímpicos, con el voleibol y con muchas cosas que le daban satisfacción… los Yankees. Pero su evento eran las Justas. Sacaba para afuera el joven que había en él. Era como un chamaco. Y como cualquier colegial, veía la banda y se le hacía un taco en la garganta siempre. Y yo creo que las justas, en muchos niveles, significaba para él mucho”, aseguró con placa en mano.

Elga llegó junto a su madre, Vilma Ramos, y entre las muestras de respeto y amor, destacó la memoria de su progenitor en el marco de las #Justas2018.

“Él realmente creía en el deporte. En el deporte que no fuera solamente alto rendimiento, que no fuera solo para ganar dinero o para representar a Puerto Rico. Creo que él lo veía muy puro. Creía en el estudiante atleta y en los postulados de la LAI genuinamente”, manifestó, no sin antes puntualizar su sentir de hija en un momento tan especial y que marca un precedente histórico para la LAI.

482ac0bce00d49e390978de49a88a7f4-0a2c539739973d12a0e9e8ad6ff887f0.jpg

“Tengo sentimientos encontrados porque me trae muchos recuerdos de mí como niña, de venir con mi papá. En los últimos 20 años, que nunca vine, en abril no se podía planificar nada. Las justas eran su todo emoción, adrenalina. Yo creo que él nunca hubiera aceptado un homenaje en vida en las justas, porque eso era como retirarlo y él hubiera querido estar narrándolas. Es un día bonito y obviamente triste, porque lo recuerdo mucho.

Finalmente, Elga agradeció sobremanera a la LAI y a envió un mensaje a la juventud de Borinquen.

“Le doy mil gracias a la junta de la Liga Atlética Interuniversitaria por el reconocimiento. Yo sé que a papi se le van a hacer muchos homenajes, pero este —definitivamente— es bien especial. A los jóvenes, que defiendan la educación. Que defiendan la educación pública. El país lo necesita”, sentenció.

Las #Justas2018 fueron dedicadas a la memoria de Elliott Castro y a la doctora Ana Cintrón, quien dijo presente en Ponce.