El Yunque sigue sufriendo el duro golpe de María

Sí, se abrió el paso para llegar al pico El Toro, el más alto en la Sierra de Luquillo. Sin embargo, al sol de hoy todavía no hay acceso para el público en general. Así se lo informó a El Calce el geógrafo Jardany Díaz Salgado, director de programas federales del Municipio de Luquillo.

"Se arreglaron las veredas de mantenimiento, puentes y se restablecieron los suministros de agua. También se logró acceso al pico El Toro, pero al día de hoy solo se puede llegar hasta La Coca y parte de la vereda El Angelito y Puente Roto. El resto de las carreteras que llegan a otros sistemas de veredas y picos también se encuentran fuera de servicio, porque aún hay derrumbes y mucho material vegetativo que remover de las vías principales", señaló el también planificador urbano.

screenshot20170923at41800pm1200x600-b9749bd84c0aac27c843cfdd625a3ddb.jpg

En ese sentido, Díaz Salgado indicó que el pico El Toro solo está abierto para investigadores y científicos que obtengan permiso. Igualmente, puntualizó que se han hecho varios análisis con imágenes de satélite para continuar el estudio de las áreas.

"En todo Puerto Rico se estima que se perdieron alrededor de 20 millones a 30 millones de árboles y plantas. En términos de las especies endémicas, aunque sufrieron daño ya están retollando, por lo menos la flora. En términos de la fauna, por ejemplo la cotorra puertorriqueña, Amazona Vitatta, muchas ya han podido ser localizadas y recuperadas", destacó.

Para que usted tenga una idea, antes de María en El Yunque la población silvestre o liberada de la cotorra puertorriqueña era de unas 56 aves. Sin embargo, luego de múltiples esfuerzos de recuperación solo sobrevivieron tres. Mientras, en Utuado unas 113 cotorras silvestres lograron ser rescatadas.

puertoricanparrotfull-1f5e4efbb8c93b1531a744b08ca25f39.jpg

De acuerdo con Díaz Salgado, el factor depredación tuvo mucho que ver en la rápida merma de la población silvestre o liberada de la cotorra puertorriqueña durante estos últimos meses, así como la falta de alimento después del huracán.

“La mayoría de los árboles de semillas estaban en el suelo. Y el equipo de recuperación tardó como diez días en poder accesar al área, porque estaba completamente devastada”, señaló, no sin antes detallar que actualmente el reto está en mantener firme las metas con las cotorras en cautiverio.

El geógrafo indicó, además, que todavía no se tiene un panorama exacto para establecer la magnitud de los daños totales en El Yunque.

1878099791600x800-08871fd224c198951cdcbb6641692268.jpg

"Debido a la altura de los diferentes bosques que hay en la Sierra de Luquillo, como el Bosque Elfino (enano), Palma de Sierra, Bosque de Tabonuco y Palo Colorao, unos se han visto más afectados que otros y actualmente se trabaja en un sinnúmero de investigaciones y evaluaciones para contabilizar con precisión los daños totales. Ahora mismo el área de recreación está enfocada en limpiar las veredas y arreglar puentes y carreteras con el más mínimo impacto al medio ambiente posible. El Luquillo Long-Term Ecological Research junto con el Instituto Internacional de Dasonomía Tropical están trabajando arduamente para poder obtener todos los datos posibles y realizar investigaciones sobre los efectos del huracán en El Yunque, así como sobre impacto del cambio climático", puntualizó.

Finalmente, el Díaz Salgado señaló que ya en el suelo de los bosques se pueden observar especies pioneras de fácil adaptación a diferentes eventos y escenarios, como los helechos. También se han identificado otras especies nativas como el Yagrumo Hembra.