El tirijala de Trump ha dejado un caos en la frontera con México

La implementación de las directrices de inmigración en la frontera de Estados Unidos con México entró en un caos más profundo con la decisión del presidente Donald Trump de revertir una política que separa a niños migrantes de sus padres, creando incertidumbre tanto para las familias como para las agencias federales a cargo de detenerlas y procesarlas.

Las agencias federales estaban trabajando para instalar un proceso centralizado de reunificación para los niños que quedan separados y sus familias en un centro de detención cerca de la frontera en Texas, dijo el funcionario, que habló con la Associated Press a condición de preservar el anonimato porque no estaba autorizado a hablar públicamente.

Hubo además indicios de que el gobierno federal estaba aflojando, por ahora, su política de “cero tolerancia”.

La oficina del defensor público federal para la región que cubre causas desde El Paso hasta San Antonio dijo el jueves que la oficina del secretario de Justicia desestimaría causas en las que padres fueron acusados de entrar ilegalmente o reingresar ilegalmente al país y subsiguientemente separados de sus hijos.

800441-2f7802fd991b05dc0b0012e339e92a71.jpg
Beata Mariana de Jesús Mejía-Mejía abraza a su hijo Darwin Micheal Mejia en una conferencia de prensa tras su reunión en el aeropuerto internacional Baltimore-Washington Thurgood Marshall el viernes, 22 de junio del 2018. (AP Photo/Patrick Semansky)

“En adelante, no presentarán cargos criminales contra un padre o padres que entran ilegalmente a Estados Unidos si tienen a sus hijos con ellos”, escribió Maureen Scott Franco, defensora pública federal para el distrito occidental de Texas, en un mensaje electrónico mostrado a la AP.

En la ciudad fronteriza de McAllen, fiscales federales inesperadamente no presentaron cargos contra 17 inmigrantes. Un fiscal dijo que “no se va a buscar enjuiciamiento” a la luz de la orden ejecutiva de Trump de poner fin a la práctica de separar a las familias.