El sobrepeso produce cambios en la leche materna que afectarían al bebé

Debes tener cuidado con la obesidad durante el embarazo.

Breastfeeding baby

Un reciente estudio realizado por la Universidad de Louisiana, Estados Unidos, ha revelado que tener sobrepeso u obesidad antes de quedar embarazada produce cambios en la leche materna que podrían afectar el crecimiento y desarrollo del bebé.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron algunos componentes de la leche materna, especialmente las proteínas proinflamatorias que contiene la leche, como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-a), y la interleucina seis (IL-6), y hormonas como la insulina y leptina, y los ácidos grasos poliinsaturados antiinflamatorios como el Omega-3 y Omega 6.

Estudio revela que comer nueces durante el embarazo hace que tu bebé sea más inteligente

La investigación fue realizada por el Instituto de Salud Global de Barcelona

Al analizarlos, observaron cómo la interacción de todos estos complementos podían influenciar en el crecimiento del bebé.

Analizaron estos compuestos en la sangre y en la leche materna de mujeres durante el posparto, un grupo de ellas con un índice de masa corporal considerado normal para su constitución, y otro grupo de mujeres con sobrepeso u obesidad.

El objetivo era descubrir si los componentes se correlacionaban con las medidas de crecimiento infantil a la edad de 4-8 semanas.

Compararon los ácidos grasos poliinsaturados, los marcadores inflamatorios y las hormonas con el peso, la longitud, la circunferencia de la cabeza y el porcentaje de masa grasa infantil a las 4-8 semanas de vida del bebé en cada grupo de mujeres.

El resultado fue que los bebés nacidos de mujeres con sobrepeso u obesidad mostraron un crecimiento menos sensible a la leche materna.

"Los bebés que nacen de madres con un peso poco saludable pueden ser programados metabólicamente para tener una respuesta de crecimiento menos favorable a la leche materna. Por lo tanto estos hallazgos sugieren que las mujeres en edad fértil que quieran quedar embarazadas deberían considerar su estado de peso como un factor de riesgo potencial para resultados de crecimiento adversos", explicaron los investigadores.