El rocanrol de Little Richard descansa en poder en Alabama

Murió el pasado 9 de mayo de cáncer de huesos a sus 87 años

HUNTSVILLE, Alabama, EE. UU. — Little Richard fue recordado no sólo como un pionero del rock ‘n’ roll sino como un hombre generoso y de fe en un oficio fúnebre en su alma mater, donde fue enterrado el miércoles.

Los dolientes se congregaron en la Universidad de Oakwood para presentar sus respetos, muchos usando máscaras y manteniéndose a unos metros (pies) de distancia en el oficio al aire libre en el cementerio de la escuela.

“Lo que realmente recuerdo de Richard no eran sus actuaciones en el escenario, que ciertamente eran formidables, sino al Hermano Richard… Su increíble bondad y su generosidad con la gente”, dijo el rector universitario Leslie Pollard, quien conocía al artista personalmente.

“Recuerdo a aquellos de nosotros a su alrededor en Los Ángeles, y que él tenía dinero en el maletero de su auto. ¿Por qué tenía dinero en el maletero de su auto? Sólo él lo sabía. Pero sacaba dinero y se lo daba a personas indigentes”, contó Pollard. “Era una persona muy generosa y bondadosa”.

También habló de lo atento que era el cantante, quien a lo largo de su carrera vendió más de 30 millones de discos de los que se desprenden éxitos como “Tutti Frutti”, “Good Golly Miss Molly” y “Keep a Knockin’”.

“Una vez que Richard llegaba a conocerte, nunca te olvidaba”, dijo Pollard. “Se acordaba de tu familia, de tu madre, de tu padre, tus hermanas, tus hermanos, de quién estaba de cumpleaños… Se interesaba realmente por las personas”.

Richard murió el 9 de mayo de cáncer de huesos. Tenía 87 años.

Su pastor, James Owens, dijo que lo había rebautizado hace un año.

“Te agradecemos, Señor, de que él te haya dado su vida”, dijo. “Estamos muy agradecidos de que ahora está enterrado en esta tierra consagrada del histórico campus de la Universidad de Oakwood, de donde han salido tantos talentos afroestadounidenses, incluyendo el suyo. Y te damos las gracias, Señor, por su deseo de predicar la palabra, usar su fama, para diseminar el nombre de Jesucristo”.

Little Richard, cuyo verdadero nombre era Richard Penniman, fue uno de los padres fundadores del rock ‘n’ roll y, junto a Chuck Berry y Fats Domino, ayudó a derribar las barreras del color en las listas musicales y popularizó lo que una vez era considerado como “música de raza”. Su estilo hipercinético de tocar piano, aunado a sus alaridos y peinado, lo convirtieron en una sensación improbable: un hombre negro, gay, festejado por todo Estados Unidos durante la conservadora era de Eisenhower.

En su vida personal, fluctuó entre la obscenidad y la religión, alternando entre la Biblia y su conducta e imagen extravagantes, con su delineador de ojos, bigote ultradelgado y atuendos brillantes.

Por décadas ha sido una influencia para otros músicos, desde los Beatles (Paul McCartney imitaba los característicos aullidos de Richard) hasta David Bowie. Más de 40 años después de que llegó a las listas de popularidad, Bruce Springsteen seguía interpretando “Good Golly Miss Molly” en vivo.

Richard eligió para su descanso final la Universidad de Oakwood, una histórica casa de estudios negra y Adventista del Séptimo Día en la ciudad de Huntsville, en el norte de Alabama.