El plebiscito del 11 de junio: una comedia del PNP

Nuestro gobernador actual fue elegido con menos de la mayoría. Es decir, al sol de hoy, el gobernador electo tiene más gente que no votó por él que gente que sí lo hizo. La contienda electoral del pasado noviembre no dejó una clara victoria. Más allá de eso, dejó a un Bernier en un treinta y pico de porciento, un Roselló en un cuarenta y pico y una Alexandra Lúgaro que #SinMiedo sorprendió a todos amasando un diez por ciento de votantes.

dd97aa5f377f4eba830c4b818e0d5a2d-e898739cb827e3036a1d612c502bf9a1.gif

Dentro de 10 días se avecina otra contienda electoral, que a decir verdad y siendo justos, tiene más aires de comedia que de contienda. Esto no se dice ligeramente, más bien, se dice desde los rechazos del Congreso a la consulta, del rechazo masivo de múltiples sectores, del hecho de que la gente comenta más sobre ir a la playa que ir a votar y, sobre todo, el hecho de que el PNP al sol de hoy – diez días antes – no ha conseguido convencer a nadie, salvo a sus fieles seguidores, de que esto es un asunto serio.

Entendamos algo, la descolonización de Puerto Rico sí es un asunto serio. Cuando se estudian las colonias y los sistemas de conquistas de unos sobre otros nos damos cuenta de la opresión que existe. Ya en el siglo 16 advertía Bartolomé de las Casas al Consejo de Indias y al Papa sobre los abusos de los colonizadores a las tribus indígenas en la América. Además de Bartolomé, líderes se han enfocado en hablar de procesos de descolonización desde altas esferas. Todo esto nos lleva a concluir que de hecho, la descolonización de nuestra patria puertorriqueña es un asunto medular que debe atenderse con prontitud y ética.

animation31-d2135cc41ae2aa250751329e1af61d2d.gif

El problema radica en que ese proceso no puede ser trabajado desde la opresión ni la imposición a mansalva de ideologías.

La estadidad es una alternativa en cuanto a la descolonización se refiere. Si somos estado, dejamos de ser colonia. Sobre eso no hay duda. Pero el partido del poder no puede imponer su ideología obligando a la población a escoger entre sus opciones.

Es el mismo partido PNP quien pareciera decirnos “escojan entre las opciones que nosotros queremos – acomodadas para que la nuestra salga a tope”, y a la misma vez se atreve a calificar esto como un proceso “democrático”. Es risible.

Un diario publicó que el portavoz de la oficina del Secretario de Justicia en USA, Jeff Sessions, desmintió las expresiones del gobernador sobre el supuesto aval y acuerdos del Congreso con la Ley del Plebiscito. Los viajes de Rivera-Shatz, Gonzalez y Roselló a cabildear a favor del proceso no han rendido frutos. Los 2.5 millones de dólares en fondos federales no han llegado – porque el Congreso no ha aprobado el lenguaje del plebiscito. El gobernador confirmó esta semana que sí iba a llegar ese dinero, ante esto el Congreso sigue mudo. La portavoz del senador Mike Lee, Jilliam Wheeler explicó que durante la reunión sostenida con la Comisionada Residente González no se hicieron compromisos. Por último, la CEE anunció una Ley Seca para luego retractarse.

6a93ef9f2be345ce9893a4153a77cd9b-5edea2c24a88d7bc5c7c4e3e96042f31.gif

¿Podemos notar el “meollo” del asunto? Este proceso “eleccionario” no es claro, transparente, efectivo ni justo. Mientras por un lado se nos solicita que asistamos a las urnas a “decidir” el estatus de la isla y se califica esto como un proceso descolonizador, por el otro leemos los diarios y noticias y nos damos cuenta de que esto es un ejercicio de fuerza del partido del poder para imponer. No cuenta con el aval del Congreso, no es justo, no se explican correctamente todas las alternativas. No es un ejercicio democrático.

La ironía en querer descolonizarnos a base de imposiciones.

Debemos encaminarnos a la descolonización, es necesario que comencemos a asumir estas riendas. Seguir con el estatus colonial actual no es prudente ni beneficioso para nuestra isla. Pero hay que ser responsables en medio de todo, hay que hacerlo de manera ética, justa y democrática. Cada persona de este país tiene el derecho – y el deber – de escoger la mejor alternativa descolonizadora según su juicio. Y esto merece valor y respeto.

giphy96-151ac2a0c1a4a07e91765e0304b86abd.gif

El deber del gobierno es educar sobre las opciones, crear procesos justos, moverse hacia seminarios, talleres, educaciones y exposiciones de alternativas donde se puedan evaluar los pros y los contras de cada una. Es orientar al electorado para que se tome una decisión informada. Bien dijo el personaje Will McAvoy en la serie de HBO The Newsroom: “No hay nada mejor para una democracia que unos electores bien informados”.

Hay que poner un PARE a este plebiscito. Hay que organizarse mejor, educar el pueblo y explicar mejor todas las opciones para la descolonización. Luego de esto que decida la gente. Pero en lo que eso llega, ahorrémonos los milloncitos. Que bien pueden invertirse en otros asuntos de mayor valor.