El miedo pa' bajar a La Perla y disfrutar, es cosa del pasado

Era el 2010 y la Barriada La Perla sufría el embate de la Policía.

Una redada se llevó a más de 100 persona arrestadas, que, según las autoridades, mantenían vínculos con el narcotráfico.

Fueron tiempos oscuros para La Perla.

“Ese 2010 fue bien, bien intenso”, recordó Rodolfo &#39Rudy’ Rivas, residente desde hace casi una década en La Perla, quien en ese momento comenzaba a hacer sus pininos como líder del movimiento comunitario La Verdadera Escuela, dedicada al desarrollo artístico, en especial con el hip hop y el arte urbano.

“Desgraciadamente, fue un golpe duro para el barrio. No hubo familia que no fuese afectada. Padres, madres, hermanos, hijos, el barrio completo se llenó de incertidumbre. Gente que llevaba años allí comenzó a mudarse. El barrio tomó un giro fantasmal. La Perla quedó abandonada, y todo esto ante la apatía del Municipio que en ese momento administraba (el alcalde Jorge) Santini”, recordó.

Rivas, quien también es ingeniero electricista y en energía renovable, narró cómo la cosa se puso difícil, especialmente para el movimiento artístico comunitario. Luego de los arrestos masivos del 2010 y la inmediata apatía del Municipio, Rivas dijo que las Fiestas de la Calle San Sebastián de 2011 llegaron sin muchas expectativas, “pero ahí fue que el barrio echó cría”.

12476254102069978490974431315369824n1-d577c8733dd893b7e3d98eb824405072.jpg

“Era como si después de una buena primera década del Siglo XXI, el barrio volviese a la marginación. Pero fue ahí cuando la comunidad nuevamente se unió y echó hacia adelante”, relató Rivas, quien en ese tiempo mantenía un programa de radio por internet y por Mix 107.7 FM llamado La Verdadera Escuela.

“Logramos aunar el respaldo de la comunidad de la cultura hip hop, hicimos convocatorias a otros exponentes de todo tipo de arte urbano. Tomamos la iniciativa de organizarnos junto a los comerciantes y tiramos eventos en espacios privados, pues el Municipio no nos daba el respaldo. Fue ridículo, ni siquiera tenían a La Perla dentro de la logística de seguridad de las Fiestas de la Calle San Sebastián para 2011. Fue la propia comunidad, con ayuda de los artistas de hip hop, de los grafiteros y muralistas, de las bandas de rock, de las bandas de reggae, que lorgó reorganizarse. Se hizo todo de nuevo de forma humilde y sencilla y poco a poco resucitamos”, puntualizó Rivas.

Ya para 2012 y 2013, Rivas entiende que La Perla “tomaba un nuevo giro”. Aunque afirma que “hablar de política no es la que hay”, expresó que el acercamiento de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz fue uno “de mayor sensibilidad que la administración anterior”.

1257090010206997565050342727580215n-b38cb50785e03ac5fec9d01b87820bbb.jpg

Por su parte, José Rivera, quien mantiene un kiosco de limonada y comida en La Perla durante las Fiestas de la Calle San Sebastián, entiende que “en estos momentos la gente entiende lo que  es este barrio, bajan y comparten con nosotros y todo se hace en orden”.

“Eso del miedo para bajar a La Perla, eso es cosa del pasado. Aquí estamos todos los puertorriqueños, unidos como una familia”, articuló Rivera.