El Guitarreño sí es una desgracia

screenshot20150402at11-96ed4fe91f2a78d907497320ac8f34fe.jpg

Mi parte favorita de la semana pasada fue la tiraera entre Jay Fonseca y Alfonso Alemán (quien le da vida al personaje El Guitarreño). Me la disfruté tanto que hoy siento la necesidad de opinar con relación a las discusiones de esos dos coquetones.

Para empezar, Jay sabe que él no es santo de mi devoción, porque siento que en los medios de comunicación hay una sobredosis de su presencia y opinión. Creo que él es como una plaga (pero, hey, well played, tiene que estar haciendo par de pesos). Jaycito no es mi favorito porque tira puños al aire pero cuando le responden se indigna y se guarda. Además, creo que es bien fácil actuar como si tuvieras todas las soluciones para los problemas del Gobierno, pero no hacer nada para ejecutar esas recomendaciones. Sin embargo, a pesar de todo eso, estoy de acuerdo con lo que dijo sobre el personaje El Guitarreño.

El abogado más importante de esta joya caribeña dijo que El Guitarreño “es una desgracia” para el país. ¿Cómo no estar de acuerdo con esa aseveración? El Guitarreño tiene la oportunidad de hacerle preguntas importantes y en vivo a nuestros políticos, pero usa ese tiempo para ponerlos a bailar y gritarles en la cara sin respeto al espacio personal (cosa que a mí me estresaría mucho).

Personalmente, me da mucha vergüenza que los políticos usen sus horas laborables para ir a discutir en la sección de ese personaje. Es durante esos minutos que, después de bailar canciones como “La Cafetera”, sacan toda su cafrería y se gritan entre sí para que, al final, ese personaje con patillas hechas de papel de construcción diga tres sandeces que no aportan nada.

https://www.youtube.com/watch?v=MP48IsQQ08E

Los políticos discuten con el Guitarreño como si, en efecto, ser parte de esa sección de “Pégate Al Medio Día” aportara algo a su credibilidad. Políticos míos, al contrario, su imagen se afecta mucho cuando se van a los gritos en vez de estar trabajando para arreglar el mierdero en que estamos sembrados ahora mismo. Defender su opinión ante El Guitarreño es tan productivo para la Isla, como las tiraeras de Cosculluela y Tempo lo son para la música.

Es más, usted sabe que la sección no aporta nada cuando le dieron a Alfonso Alemán el foro para reaccionar ante las expresiones de Jay y lo que hizo fue sacarle en cara que una vez lo ayudó con unas querellas. O sea, lo único que pudo hacer fue sacar trapos sucios. La sección de El Guitarreño es una falta de respeto tan grande hacia la política que ni él mismo la puede defender.

Pregúntese usted: ¿Alguna vez un político ha dicho algo importante en esa sección? ¿Alguna vez se ha resuelto algo durante esas discusiones? No, ¿sabe por qué? Porque esa sección está hecha para ridiculizar la política del País en momentos en los que hace falta es alguien que le pregunte a todos esos políticos por qué ellos no han hecho cambios en sus sueldos y beneficios para que nosotros no tengamos que pagar un bendito 11.5 % de IVU que en nueve meses se convertirá en un IVA.

A mí duele decir que Jay Fonseca tuvo razón. Pero, más me duele que le paguemos el sueldo a personas que consideran que discutir con El Guitarreño es parte de su trabajo. Me duele que exista esa sección… Mire, esto es bien sencillo: Usted sabe que esto va pa’ abajo que se las pela y que nuestra Isla está en uno de sus peores momentos cuando el que fiscaliza a los políticos es El Guitarreño.