El Gobe da la cara en Barranquitas

Por: José Encarnación Martínez 


BARRANQUITAS – A dos semanas del paso del huracán María y a un día de la visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, visitó Barranquitas, donde unos 1,200 hogares se vieron afectados tras el paso del histórico fenómeno natural.

La visita del primer ejecutivo no duró mucho. Pero, al menos, sirvió para que el alcalde Francisco &#39Papo’ López le informara al mandatario sobre el tétrico panorama de su municipio y para que se le hiciera entrega de un cargamento de seis paletas de alimentos con 2,592 comidas y seis paletas con 6,912 litros de agua.

capturadepantalla20171004alas71344pm-4e327618dd0e137cbbf313916f7fc7eb.jpg

Sin embargo, la ayuda estatal y federal ara Barranquitas ha sido insuficiente.

“Su presencia aquí nos llena de mucha esperanza. No teníamos comunicación, señor gobernador. Estuvimos prácticamente incomunicados, no podía llegar al área metropolitana […] Hemos tenido mucha necesidad de diesel. Ya en estos días está llegando, pero no es suficiente”, le comentó el alcalde al gobernador, quien acto seguido aseguró que va distribuir una cantidad sustancial de combustible para beneficio de los municipios.

“El 2 [del corriente] nos llegaron 100 tanqueros [de combustible] que los hemos utilizado mitad para el sector privado y lo otro para los municipios”, indicó Rosselló Nevares.

capturadepantalla20171004alas71146pm-eb24524f275544182f74e89b5c49f2f5.jpg

Hace ya dos semanas que en Barranquitas las telecomunicaciones están en el piso. Como en gran parte de Borinquen, no hay servicio de energía eléctrica. Igualmente, más del 90% de sus poco más de 30 mil habitantes no cuentan con servicio de agua potable.

Para que usted tenga una idea de lo complicadas que están las cosas en la montaña, sepa que en Barranquitas cuentan con un solo camión cisterna desde Irma, pues luego de María no ha llegado ningún otro camión.

El alcalde informó, además, que al momento hay 38 refugiados y cerca de dos mil personas refugiándose en casas de familiares.

Por otra parte, unos siete puentes estatales y diez municipales colapsaron en la zona.

“Creo que Barranquitas fue uno de los municipios más afectados. Sobre todo en la infraestructura y en vivienda. Pero sé que nos vamos a levantar con el esfuerzo y la cooperación de todos”, sentenció el alcalde, a la vez que dio a conocer que mañana espera contar con un centro de distribución de comida caliente para su gente.

Según nos confirmó el líder municipal, no hubo muertes directamente vinculadas con María. No obstante, una madre se quitó la vida luego de ver su casa destruida, dejando a tres niños huérfanos.