El ‘Explosivo’ Machado tiene mucho por qué dar gracias

En momentos en que Puerto Rico enfrenta la peor crisis de su historia moderna, quizás muchos preguntarán qué razones quedan para dar gracias, más allá de aún poder respirar. Pero Alberto &#39El Explosivo’ Machado no es una de esas personas. Él tiene bien claro por que debe estarle agradecido a la vida y al destino.

“A mí nadie me vio peleando. No había luz. No mucha gente vio cuando gané el campeonato mundial”, explica el púgil, actual monarca del mundo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en las 130 libras.

photooct21102612pm-fe735842c9a379a159e91956d35bf473.jpg
Boxing News

“Mi compañera acababa de dar a luz semanas antes. Había pasado el huracán Irma y nosotros como quiera decidimos irnos a hacer nuestro entrenamiento en Los Ángeles. Nunca me desmotivé. Yo digo que lo que pasó, que gané este campeonato como lo gané, que esto fue todo porque el camino hacia acá no fue fácil”, apuntó.

Fue el 21 de octubre en el Turning Stone Casino de Verona, Nueva York, que Machado apabulló al panameño Jezreel Corrales, noqueándolo en el octavo round para convertirse en el nuevo campeón junior ligero de la AMB.

El desenlace de su ruta hacia el campeonato mundial fue una dura y forajida. Cuando niño empezó a boxear en la cuadra de Monte Hatillo del entrenador Canito Marrero, leyenda boxística de los caseríos de Puerto Rico. Para quienes no lo conozcan, la cuadra de boxeo aficionado de Marrero en Monte Hatillo ha producido peleadores como Machado y como la medallista de oro de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, Kiria Tapia.

Claro, pero también hay muchos otros que salieron de ese gimnasio de Monte Hatillo que nunca lograron el éxito… porque fueron asesinados. Las disputas entre los puntos de droga han cobrado la vida de miles de personas en Puerto Rico, pero en este sector del área metropolitana donde ubican los residenciales públicos de Monte Hatillo, Monte Park y el Flamboyán, entre otros, hay que saber caminar por la acera.

“Mira, por ejemplo, tú sabes lo que le pasó a mi hermano Leslie, ¿verdad?”, pregunta Machado, entendiendo que en los círculos deportivos el que sabe, sabe, como dice Tego. Y en esta ocasión, lo que hay que saber es que hace exactamente una década su hermano mayor Leslie fue asesinado en una disputa de gangas, según explica Machado, “por estar en el sitio equivocado en el momento equivocado”.

“Llegan momentos en la vida en la que uno tiene que tomar decisiones. Esas decisiones son la clave a veces entre la vida y la muerte. Entonces, pues yo tengo que estar agradecido de que he sabido tomar esas decisiones, pero es que también he tenido muchos ejemplos, como mi hermano”, explicó, recordando que “mi hermano es el que me ha inspirado a lograr lo que he logrado hoy día”.

corralesmachadoweights1-8d5cd84282e1877820ed383ad537e48c.jpg
Foto: Boxing Scene

Machado agradeció a figuras de su desarrollo como Marrero, y también a su actual manejador Juan De León, hermano del excampeón mundial Sugar de León, quienes lo han guiado por el camino del bien. Además, dijo ser afortunado de contar entre sus entrenadores al icónico Freddy Roach, responsable de las carreras de grandes campeones mundiales, como Manny Pacquiao y Miguel Cotto.

De igual forma, agradeció a “toda la gente buena de Monte Hatillo y de los caseríos”.
“Solo quienes se han criado en los caseríos de Puerto Rico saben cómo es la cosa, todas las tentaciones que pueden haber para uno descarrilarse. Pero yo lo que le aconsejo a la juventud es que se queden en el deporte, o en algo que los ayude a invertir el tiempo como es. Yo pude lograr mi sueño y sé que muchos otros también podrán”, finalizó el joven boxeador.

Machado, quien posee foja de 19-0 con 16 anestesiados, aún espera por conocer quién será su contrincante en su próximo combate, que deberá ser su primera defensa titular del cetro súper ligero de la AMB.