El ego de Kobe destruyó una franquicia histórica ¿Se recuperarán?

La fiesta de despedida en la que convirtió el escolta Kobe Bryant la pasada temporada llegó a su final y el precio que tendrán que pagar los Lakers será muy alto de cara a reconstruir la franquicia.


Lo primero que tendrán que definir es si el entrenador actual, Byron Scott, que dejó al equipo con la peor marca en toda la historia del equipo (17-65), es el profesional que siga en el cargo de cara a dirigir la reconstrucción después de haber perdido dos temporadas enteras.


Muchos son los críticos que consideran que la continuidad de Scott sería otro grave error en el futuro de los Lakers, que le tienen todavía garantizado un año más de contrato y 4 millones de dólares.


Aunque el gerente general de los Lakers, Mitch Kupchak, otro de los señalados en el fracaso del equipo durante las dos últimas temporada, en la última conferencia de prensa con los periodistas señaló que Scott, de 55 años, había realizado "una excelente labor dadas las circunstancias", pero no dijo claramente que continuaría.


Lo máximo que concedió fue que en la próxima semana o tal vez más tarde, él mismo y el vicepresidente y copropietario de los Lakers, Jim Buss, mantendrán una reunión con Scott para valorar y decidir su futuro con el equipo.
Por su parte Scott, que también habló durante 30 minutos en la misma rueda de prensa, a la pregunta concreta sobre si estaba convencido que volvería con el equipo la próxima temporada, fue categórico al responder que "no tenía ninguna duda".


Sin embargo, su imagen no es la mejor entre los que analizan su labor porque lo consideran culpable del pobre desarrollo que han tenido los jóvenes valores del equipo en las dos últimas temporadas, al margen que Bryant haya estado por libre en sus acciones de cara a vender la imagen en la que será su nueva etapa fuera de los campos.

giphy411-cb5d3cc2d5a87fcea3635ed0dfec0958.gif

Bryant no se quedó dos años más con los Lakers para ayudar a reconstruir la franquicia, sino todo lo contrario, fue el "peor" ejemplo que recibieron los jóvenes talentos del equipo, dado que especialmente en la última, jugó cuando quiso, no fue a los entrenamientos y mucho menos a las sesiones de tiros a canasta previos a los partidos.


El propio Kupchak reconoció que eso no fue el mejor ejemplo para los jóvenes, que tal vez nunca se sintieron motivados al no ver ni aprender de la estrella y lo que es peor, admitieron desde el inicio de la temporada que no importaba el rendimiento que tuvieran en el campo, al final lo único que contaba en cada partido era el acto de despedida de Bryant.


"Pienso que es muy difícil poder evaluar el progreso que hemos hecho a través de la temporada", admitió Kupchak. "Nunca hubo consistencia ni nada que se pueda resaltar".
Es en esa realidad donde los críticos tanto a la labor de Scott como a la del propio Kupchak consideran que ambos tendrían que haber tenido un plan alternativo para poder compaginar la cada ve más cuestionada "interminable" despedida de Bryant y el desarrollo de la plantilla.


Kupchak trató de nuevo de justificar que la figura de Bryant y los 20 años que dedicó al equipo le hacían merecedor a tal despedida, aunque reconoció que el equipo estaba con un gran problema de credibilidad de cara a la posible llegada de los mejores jugadores que se vayan a encontrar en el mercado de los agentes libres.
"Cierto que dentro de dos meses y medios vamos a tener una importante suma de dinero para utilizar el mercado de los agentes libres, pero debemos ver que es lo que más nos conviene en función de las circunstancias", señaló Kupchak, que dispondrá de al menos 60 millones.


Además, el gerente general de los Lakers, también reconoció que no sabían que tipo de impacto habría tenido todo el proceso de la retirada de Bryant entre los jugadores estrellas que sean agentes libres.

giphy421-a93b2e7cb01fedc579ae55cb08185e03.gif

"La realidad es que durante los últimos tres años con la presencia de Bryant no pudimos conseguir la llegada de grandes nombres y ahora sin él tampoco es fácil vender una plantilla donde no hay ninguna otra figura", subrayó Kupchak. "Nuestra esperanza es que este verano tendremos en la plantilla mejores jugadores y con la garantía que además son jóvenes".


Los Lakers podrían quedar de nuevo entre los tres primeros equipos en la lotería y tener una buena elección en el próximo sorteo universitario.

giphy421-7f8d7a1ee872cda585f9c99e940c1d6a.gif

Pero el gran dilema para una de las mejores dinastías de la NBA es conseguir al jugador estrella que pueda ocupar el puesto dejado vacante por la "Mamba Negra" y definir al entrenador que no sólo comience el nuevo proceso de reconstrucción sino que lo pueda completar y hasta el momento Scott no ha conseguido ni lo primero.