El boricua fascista que luchó junto a los nazis de Charlottesville

Lee con calma, no queremos dañarte el día.

El fascista Alex Michael Ramos – un boricua del Bronx, según él mismo confesó – estuvo luchando mano a mano en Charlottesville junto a los nazis, los del Ku Klux Klan y otros grupos racistas.

"Ellos fueron cool conmigo", dijo el boricua durante el extenso monólogo que dejó caer en una transmisión en vivo de Facebook.
 

screenshot20170816at110106am-adac886c9f09b778a73f28abc61dc481.jpg

El primero en tirar al tipo al medio fue Shaun King, periodista y columnista independiente con gran arraigo en las redes sociales.

Dear Michael A. Ramos,

We caught you. Your Facebook friends reported you to me.

You are guilty of felony assault…

Posted by Shaun King on Monday, August 14, 2017

Ramos es uno de los que les dio una pela al activista antifascista Deandre Harris, según material gráfico y audiovisual que va a las millas por el cibermundo.
 

screenshot20170816at110138am-9db9064d6a688332d1d4118a3b1ed7ef.jpg

Entonces, el corillo de Latino Rebels, siempre con el ojo puesto en lo que tiene que ver con raza y derechos civiles, descubrió que el tipo es boricua, al seguir el culebrón tuitero de Atlanta Antifascists.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Pero aquí viene lo más contundente. En un vídeo que publicó en su cuenta, Alex Michael Ramos zumba una hora de desahogo. El vídeo fue borrado, al igual que su cuenta de Facebook, pero en YouTube resurgió enterito, enterito. 

Hay mucho balbuceo, claro está, pero también afirma que es un puertorriqueño criado en el Bronx, dice palabras como "carajo" y "correa", le tira al Gobierno de los EEUU, se fuma un porro y afirma que peleó junto a los nazis y el KKK en Charlottesville.

"Puer-to-rri-que-ñowwww", dice en un momento dado del vídeo el nuyorrican neofascista.
 

screenshot20170816at110106am1-a836723e70ad0fa98b728c5bc520c8a7.jpg

"I am a taíno", dice en otro momento.
 

screenshot20170816at110047am-55668678a1d4cefa1446f1e1d5653a05.jpg

Sí, esto es una vergüenza. Pa' que tú lo sepas.