Drones militares podrán derribar aviones de combate

A diferencia de los actuales, que solo atacan objetivos en tierra, los nuevos drones militares podrían participar en enfrentamientos en pleno vuelo

Los drones militares tiene más de 20 años siendo utilizado para realizar ataques a distancia; pero un nuevo vehículo podría cambiar la forma en que usarán en el futuro ya que es capaz de atacar objetivos en el aire.

Los vehículos aéreos de combate no tripulados (más conocido por sus siglas en inglés UCAV) se han popularizado a nivel internacional desde finales de la década de los 90, cuando el ejército de Estados Unidos pudo dotarlos de misiles.

Desde entonces, la venta de drones militares ha ido en aumento consolidándose como un importante mercado; que se situó en 10.680 millones de dólares en 2020, de acuerdo con un reporte de Fortune Business Insight. El mismo documento prevé que el tamaño del mercado mundial de drones militares gane impulso alcanzando los 26.120 millones de dólares en 2028.

Hasta ahora, el uso de estos UCAV ha sido principalmente para ataque contra objetivos en tierra; sin embargo, recientemente la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en Inglés) presentó el programa LongShot.

Programa LongShot

Este programa busca desarrollar un vehículo no tripulado que será lanzado desde el aire para emplear armas aire-aire, cambiando el paradigma actual de los drones militares. Para lograrlo, DARPA adjudicó contratos a General Atomics, Lockheed Martin y Northrop Grumman para el trabajo de diseño preliminar de la Fase I.

"El programa LongShot cambia el paradigma de las operaciones de combate aéreo al demostrar que un vehículo no tripulado y lanzado desde el aire es capaz de emplear las armas aire-aire actuales y avanzadas", dijo el director del programa DARPA, el teniente coronel Paul Calhoun.

Se prevé que LongShot aumente la capacidad de supervivencia de las aeronaves tripuladas al permitirles estar en rangos de distancia lejanos a las amenazas enemigas; mientras que un UCAV LongShot lanzado desde el aire cierra eficientemente la brecha para realizar disparos de misiles más efectivos.

Se espera que una de las principales funciones de este nuevo tipo de UCAV sea la de proteger a los pilotos de aviones de combate ante algún eventual enfrentamiento.

“El sistema LongShot está destinado a proyectar potencia de combate al tiempo que protege a las aeronaves tripuladas permitiéndoles alejarse de los aviones enemigos”, dijo el teniente coronel Paul Calhoun a Metro.

capturadepantall-11070ea4eb2a789e0cb023e4fdcdb351.jpg
Nuevos drones militares del programa LongShot

"LongShot perturbará las tradicionales mejoras incrementales de las armas al proporcionar un medio alternativo de generar capacidad de combate".
Teniente coronel Paul Calhoun, director del programa DARPA

$22
millones de dólares se prevén utilizar en el primer año del programa LongShot

Capacidades de los drones militares LongShot

La compañía General Atomics –una de las encargadas de desarrollar el drone– explicó cómo podrían ser usados esos vehículos:

-Estos drones podrían iniciar un barrido de cazas por delante de una oleada de ataque sin poner en peligro a la tripulación humana.

-También podrían unirse a un ataque junto a la vanguardia con aviones de guerra con tripulación humana.

-LongShot también podría dotar a las aeronaves tradicionales, como los bombarderos, de una nueva y potente capacidad antiaérea.

-Estos drones militares permitirían a la tripulación del bombardero pasar a la ofensiva contra la amenaza sin necesidad de sus propias escoltas o de reasignar cazas amigos.

-Los combatientes aéreos, navales y terrestres encontrarán sin duda otras formas de incorporar estos nuevos sistemas a sus misiones.

ENTREVISTA

Teniente coronel Paul Calhoun,
director del programa DARPA

P: ¿Cómo surgió la idea de crear un UAV capaz de utilizar armas aire-aire?

–La visión del programa LongShot surgió del deseo de cambiar el paradigma de las operaciones de combate aéreo ampliando significativamente el alcance y la eficacia de las armas aire-aire, al tiempo que se protege a las aeronaves tripuladas proporcionándoles un alcance de separación de las aeronaves enemigas.

P: ¿Qué tipo de armas tendría? ¿Cómo se lanzaría desde el aire?

–El vehículo aéreo no tripulado LongShot se desplegaría desde las estaciones de armas de los cazas o bombarderos existentes, entraría utilizando una eficiente propulsión por turbina y emplearía los misiles aire-aire existentes para el combate final.

P: ¿Qué futuro tiene este vehículo? ¿Cuándo podría estar listo?

–El programa LongShot desarrollará un sistema de demostración que demuestre la viabilidad del despliegue de armas aire-aire desde un UAV lanzado desde el aire. Se espera que el programa finalice con una demostración de vuelo no antes del año fiscal 2024.