DRNA aprueba reglamento para proteger los arrecifes de coral

Puerto Rico cuenta con un nuevo reglamento para la protección, conservación y manejo de los arrecifes de coral.

El reglamento, por primera vez, atiende el mandato impuesto en la Ley 147 de 1999, conocida como Ley para la Protección, Conservación y Manejo de los Arrecifes de Coral en Puerto Rico.

fotocoralporito353358400-16040806270a7b7b7881dbbdd5f1dae8.jpg

El secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Nelson Santiago Marrero, hizo el anuncio en la coyuntura de la Semana del Arrecife de Coral.

En la actividad, el DRNA y grupos e instituciones colaboradoras celebran múltiples eventos educativos sobre este importante ecosistema marino.

El arrecife de coral protege las costas contra la erosión y los embates de las olas, sirve como hábitat para muchas especies marinas, incluyendo las de consumo humano, es fuente de compuestos químicos naturales para el tratamiento de enfermedades, y sirve de fuente de recreación, ayudando así a fortalecer la economía.

e832c18e21ff476ab814f5e96b52cabd-88b75a19c6d0c347f339b906ac999dc4.jpg

"El reglamento se adopta con el propósito de brindar protección a los arrecifes de coral, comunidades coralinas y ecosistemas asociados. Establece los criterios para designar reservas marinas y áreas de recuperación para arrecifes; crea un protocolo para atender los encallamientos de embarcaciones y regula las actividades comerciales, educativas y científicas”, detalló Santiago Marrero.

Agregó que “también enumera las prácticas prohibidas, el plan de mitigación, penalidades y crea un fondo especial por concepto de multas, donaciones, traspaso, concesiones y pagos por la radicación de solicitudes de permisos”.

Además, crea el Comité Asesor de Arrecifes de Coral para identificar factores que impacten negativamente los arrecifes de coral y contribuir en la implantación de medidas de conservación.

Prácticas como extraer, dañar o destruir cualquier coral, arrecife de coral o comunidad coralina, sistema marino asociado están prohibidas.

article254815019ca37e5000005dc103634x375-d9be9abb1aca1d78cc8517e999cf65af.jpg

No se permite la venta, donación o tráfico de corales, vivos o muertos, así como contaminar o anclar embarcaciones en estos sistemas.

"Exhortamos a no fomentar estas prácticas ilegales o comprar corales ni organismos asociados a los arrecifes de coral, como las estrellas de mar, caracoles, erizos, pepinos de mar y anémonas”, sostuvo.

Recordó que “las penalidades por infringir la Ley 147 y este reglamento consisten en multas administrativas que fluctúan entre los 500 y 10,000 dólares. Los fondos generados por estas multas serán utilizados para capitalizar en investigaciones, educación y programas de mejoras de corales".

En Puerto Rico, durante los pasados 17 años, se han estudiado más de 60 arrecifes de coral a diferentes profundidades, entre tres y 35 metros, la mayoría de estos en áreas naturales protegidas.