#Draft2018: Luis González, a Las Mayores sin hacer mucho ruido

Luego de un primer día lento para los latinos elegibles en el Draft de MLB, ayer ya sumaban nueve las promesas del béisbol boricua reclutadas en el Sorteo de Novatos de Las Mayores. Entre ellos, el lanzador derecho Luis González, escogido en la octava ronda (#245) por los Cerveceros de Milwaukee.

Luis, un chamaco de 19 años con seis pies y tres pulgadas de estatura, siempre soñó con este momento, pero nunca imaginó que el sueño trascendiera y se hiciera realidad.

capturadepantalla20180606alas110804am-6dd7238c6020cab8a20a407b6ae65b63.jpg

"Yo estoy super contento y con muchas ganas de entrenar para llegar a las Grandes Ligas. Ahora mismo estoy esperando que me llamen para firmar y saber más detalles. Quiero estar ya en Arizona y trabajar duro para lograr mi meta. Esto está comenzando", le dijo a El Calce el orgullo de Parque Ecuestre en Carolina.

Luis fue reclutado como estudiante de la International Baseball Academy & High School de Ceiba, pero señaló que es producto de escuela pública.

"Estudié toda mi vida, hasta grado 11, en Parque Ecuestre. Mi escuela fue la Ángel P. Millán Rohena de Carolina", puntualizó, quien en las categorías menores formó parte del programa de pequeñas ligas de Arrevica.

Para el joven, quien apenas comienza a tejer nuevas esperanzas de triunfo en la vida, no hay otro norte que la disciplina y la dedicación. Según asegura, eso es lo primordial a la hora de pensar en grande.

capturadepantalla20180606alas113740am-09be161fc82e356e571a48ba88c2ae20.jpg

Luis no perdió tiempo y aprovechó para destacar el papel de la familia en su proceso de formación dentro y fuera del terreno de juego.

"Todo esto es gracias a mi familia. Mi papá fue bien importante. Yo nunca pensé llegar a este nivel y sin mi papá nada de esto hubiera sido posible. Le debo mucho a mi familia".

La selección de González fue valorada en $161.4 mil por los Cerveceros. No obstante, para Luis lo primordial no es el dinero en estos momentos, sino la oportunidad de hacer de su talento una herramienta para ayudar a los suyos con trabajo, dedicación y esfuerzo. 

2619629617281044872537013643655081641263043n-4aea20150ba4622409b27567ecd25599.jpg

"El beisbol es mi pasión y lo más que amo. Siempre lo he visto como un trabajo, pero más ahora, que pasé a una etapa más avanzada. Mis ojos están puestos en mi preparación. Quiero dar todo de mí para dar ese salto lo más rápido posible. Yo nunca fui un pelotero de los mejores, casi siempre fui banco. Pero el trabajo es lo que da resultados. El que trabaja es el que produce y por eso pienso en eso siempre", apuntó.

En esa línea, el boricua también le envió un mensaje a los más pequeños que ahora lo ven a él como un modelo a seguir.

"Que nunca piensen que no se puede. Que trabajen duro todos los días y que den el máximo. Ser disciplinado es bien importante. Créanlo", sentenció.