Dos hombres condenados a cadena perpetua por asesinato de Malcolm X son exonerados

Tras nuevas investigaciones de lo ocurrido

MALCOM-X- ASESINATO

Dos hombres condenados a cadena perpetua por el asesinato de Malcolm X fueron exonerados el jueves tras décadas de dudas sobre quién fue el responsable de la muerte del ícono de los derechos civiles.

La jueza de Manhattan Ellen Biben anuló las sentencias de Muhammad Aziz y del difunto Khalil Islam, después de que los fiscales y los abogados de los hombres dijeran que una investigación actualizada encontró nuevas pruebas de que los hombres no estaban involucrados en el asesinato y determinó que las autoridades ocultaron parte de lo que sabían.

“El suceso que nos ha traído hoy al tribunal nunca debió haber ocurrido”, declaró Aziz, de 83 años, ante la corte.

Él e Islam, quienes desde el principio mantuvieron su inocencia en el asesinato perpetrado en el Audubon Ballroom de Harlem en 1965, fueron puestos en libertad condicional en la década de 1980. Islam murió en 2009.

Malcolm X adquirió relevancia nacional como voz de la Nación del Islam —un movimiento político y religioso fundado en 1930— al exhortar a las personas de raza negra a reclamar sus derechos civiles “por cualquier medio necesario”. Su autobiografía, escrita con Alex Haley, sigue siendo una obra clásica de la literatura estadounidense moderna.

Casi al final de su vida, Malcolm X se distanció de dicha organización musulmana y, tras un viaje a La Meca, empezó a hablar sobre el potencial de la unidad racial. Esto despertó la ira de algunos miembros de la Nación del Islam, que lo consideraron un traidor.

Fue asesinado a tiros mientras iniciaba un discurso el 21 de febrero de 1965. Tenía 39 años.

Aziz e Islam, entonces conocidos como Norman 3X Butler y Thomas 15X Johnson, y un tercer hombre fueron condenados por asesinato en marzo de 1966. Se les sentenció a cadena perpetua.

El tercer hombre, Mujahid Abdul Halim —también conocido como Talmadge Hayer y Thomas Hagan— admitió haber disparado contra Malcolm X, pero dijo que ni Aziz ni Islam estaban implicados. Los dos ofrecieron coartadas y ninguna prueba física los vinculaba al crimen.

Halim salió en libertad condicional en 2010. A través de un familiar, declinó hacer comentarios el jueves. Identificó a otros hombres como cómplices, pero nadie más ha sido considerado responsable del crimen.